Ecuador concede asilo diplomático a Julian Assange, el fundador de Wikileaks refugiado en la embajada de Quito en Londres

La Voz / EFE

INTERNACIONAL

SUZANNE PLUNKETT

Reino Unido proclama que no dejará salir del país al fundador de Wikileaks y amenaza con asaltar la embajada ecuatoriana en Londres

16 ago 2012 . Actualizado a las 21:45 h.

El Gobierno de Ecuador concede asilo diplomático a Julian Assange. El fundador de Wikileaks, pendiente de su extradición a Suecia, está refugiado en la embajada que Quito tiene en Londres.

El ministro de Exteriores del Gobierno ecuatoriano, Ricardo Patiño, ha justificado la decisión de su país en los riesgos que existen para la integridad y la vida de Assange por las revelaciones que hizo en su día a través del portal Wikileaks. Ecuador teme que la extradición a Suecia sea un paso intermedio para después trasladarlo a Estados Unidos, donde sería perseguido y sufriría «represalias». Según Patiño, el Gobierno de Rafael Correa mantuvo casi dos meses de «diálogo al más alto nivel» con los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido y Suecia.

El Gobierno de David Cameron ha respondido a la decisión de Ecuador con un comunicado en el que muestra su «decepción». La concesión del asilo al activista australiano pone en una encrucijada al Gobierno británico, que ha proclamado que tiene la «obligación legal» de extraditarlo y que no le dará un salvoconducto para que pueda salir de la legación con destino a Ecuador. Incluso ha amenazado con asaltar la embajada.

Un portavoz del Foreign Office insistió en que el Reino Unido ha «dejado reiteradamente clara» a Ecuador su posición sobre el periodista australiano, refugiado en la Embajada ecuatoriana en Londres desde el 19 de junio. «El Reino Unido tiene una obligación legal de extraditar a Assange a Suecia para ser interrogado sobre las acusaciones de delitos sexuales y estamos decididos a cumplir nuestra obligación», indicó ese portavoz en un comunicado.

La extradición de Assange a Suecia, que muchos ven como un previo paso a su traslado a Estados Unidos, fue dispuesta por tres tribunales británicos, el último de ellos el Supremo, máxima instancia judicial del Reino Unido, en base a una euroorden dictada por un fiscal sueco, donde Assange es reclamado por supuestos delitos sexuales que él niega.

El activista australiano es requerido por las autoridades suecas por supuestos delitos sexuales contra dos mujeres de ese país, a las que conoció en Estocolmo en agosto del 2010.

El Gobierno británico también ha incidido en su compromiso por «alcanzar una solución que sea aceptable para ambos países», después de que Ecuador lo haya acusado de amenazar con asaltar su Embajada para detener a Assange.

«Es un ataque sin precedentes contra los derechos de los solicitantes de asilo político de todo el mundo»

WikiLeaks ha condenado en un comunicado «de la manera más rotunda posible que el Reino Unido haya recurrido a la intimidación». «Una amenaza de esta naturaleza supone un acto extremo y hostil, no proporcional con las circunstancias, y un ataque sin precedentes contra los derechos de los solicitantes de asilo político de todo el mundo», manifestó el portal.