Los ataques en Somalia caen a la mitad, pero crece el peligro en el golfo de Guinea

La UE crea una nueva misión civil para combatir la piratería en el Índico

la voz

Quizá porque está allí la Armada de medio mundo; quizá porque las tripulaciones son más cautelosas y muchas llevan personal armado a bordo, o quizá porque el monzón azotó más de lo previsto, lo cierto es que, comparado con el mismo período del año pasado, en el primer semestre de este ejercicio el número de ataques perpetrados por piratas somalíes ha caído drásticamente, casi la mitad (57,6 %), en las aguas del océano Índico: de 163 intentonas a las 69 de este 2012, según la Oficina Marítima Internacional (IMB, en inglés), que lleva desde 1991 recontando los asaltos piratas.

La reducción en Somalia ha tenido su reflejo a nivel mundial, pues ha caído un 66 % con respecto al año anterior. Durante ese tiempo, 20 barcos cayeron en manos de los piratas, con 334 rehenes, 80 fueron abordados, 25 tiroteados y 52 acosados, total: 177, frente a los 266 del 2011.

Al tiempo que decae la actividad delictiva en Somalia se acrecienta el peligro en el golfo de Guinea. Las aguas de Nigeria y Togo han sufrido una escalada de violencia, asaltos que supuestamente estarían perpetrados por piratas nigerianos tanto en su propia casa como en el país vecino. Y según la IMB, en este área los ataques son más cruentos: en todos ha habido armas y en Guinea, además, se han contabilizado dos muertos, uno asesinado y otro en el asalto.

Misión civil de la UE

Que se hayan reducido los asaltos en Somalia no quiere decir que el peligro haya pasado. Al contrario, la Oficina Marítima Internacional sostiene que la piratería en Somalia continúa siendo un serio problema que amenaza a las rutas marítimas del océano Índico.

Y de eso es consciente también la Unión Europea, que ayer dio luz verde a una misión civil, que ha bautizado como EUCAP Nestor y que tendrá como cometido principal fortalecer las capacidades marítimas de los países del Cuerno de África para combatir la piratería en esas aguas y contribuir a la estabilidad de la región.

Un equipo de 175 personas se desplazará a varios países del área afectada para reforzar su capacidad de controlar con efectividad sus aguas territoriales.

Yibuti, Kenia, las islas Seychelles y la propia Somalia han aceptado la oferta de ayuda de la Unión Europea y, posiblemente, la misión pronto se extenderá a Tanzania, según informó el Consejo.

En unos casos Europa prestará asesoramiento en cuestiones legales, operaciones marítimas y formación de guardas costeros, mientras que, en Somalia, su labor será más profunda, entrenar a los guardacostas y a los jueces.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los ataques en Somalia caen a la mitad, pero crece el peligro en el golfo de Guinea