El Supremo de EE.UU. respalda la reforma sanitaria de Obama

El presidente dice que es una victoria para todos y Romney anuncia que la derogará si gana

Líderes religiosos rezan sobre una Biblia tras conocer el veredicto del Supremo.
Líderes religiosos rezan sobre una Biblia tras conocer el veredicto del Supremo.

Nueva york / corresponsal

Era la sentencia más esperada de los últimos años y aunque solo 500 personas pudieron escuchar la lectura del fallo en directo dentro de la sala del Tribunal Supremo, muchos otros millones la siguieron por la radio y la televisión. El veredicto a favor de la reforma de salud aprobada por Obama en 2010 provocó la euforia en la Casa Blanca y el enfado de los republicanos, que anunciaron su intención de votar la revocación de la norma el mes que viene en la Cámara de Representantes.

Con cinco votos a favor, los de los jueces progresistas Ruth Ginsburg, Sonia Sotomayor, Elena Kagan y Stephen Breyer, a los que se unió el juez conservador y presidente del Tribunal, John Roberts, los magistrados del Supremo decidieron que la parte fundamental de la reforma sanitaria sí es constitucional, en concreto, el artículo que obliga a todos los estadounidenses mayores de 26 años a contratar un seguro médico.

Los que se oponen a la reforma alegan que el Gobierno no puede imponer la compra de nada a los ciudadanos, ni siquiera de un seguro de cobertura sanitaria. Y eso es lo que defendían los 26 Estados, todos con gobernadores republicanos, que habían denunciado por inconstitucional la reforma. Pero la mayoría de los jueces ha disentido de esa opinión. A su juicio, la norma puede ser considerada como un nuevo impuesto. «La Constitución permite un impuesto de ese tipo, y no nos corresponde prohibirlo, o juzgar si es adecuado o justo», dijo Roberts.

Una de las primeras reacciones ante la sentencia fue la del candidato republicano a la presidencia, Mitt Romney, que se opone a la ley. Romney, al que el fallo afecta muy negativamente en sus aspiraciones presidenciales, volvió a reiterar que derogará la ley si gana las elecciones. «Lo que la Corte Suprema no hizo hoy, yo lo haré en mi primer día como presidente de los EE.UU.», aseguró.

Unos minutos después el presidente comparecía en la Casa Blanca. «Esta no es una victoria para uno u otro candidato, es una victoria para todo el pueblo estadounidense», dijo Obama que, a continuación, detalló, una vez más, cómo afectará a la vida de los ciudadanos la nueva ley.

En la misma sentencia, los jueces votaron a favor de imponer límites a ciertos cambios en el programa de sanidad pública Medicaid, que cubre las necesidades médicas de 16 millones de pobres en el país, por considerar que supone una carga excesiva sobre los Estados. Pero este aspecto pasó a segundo plano ante el aspecto central. La ley entrará en vigor y en el año 2014 aquellas personas que no tengan un seguro médico podrán ser multadas por ello.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Supremo de EE.UU. respalda la reforma sanitaria de Obama