Ecologistas franceses entran en dos centrales nucleares para probar su inseguridad

Greenpeace pretende que la energía nuclear vuelva a ser central en la recta final de las elecciones francesas


Ecologistas franceses se internaron hoy de forma clandestina en dos centrales nucleares del país para tratar de probar fallos en sus sistemas de seguridad, a cuatro días de la segunda vuelta de las presidenciales en las que pretenden que la energía atómica sea uno de los temas centrales.

Un miembro de Greenpeace penetró en la central de Bugel en un parapente motorizado, mientras que otro militante se coló en la de Civaux, ambas en el centro del país, aprovechando la entrada de un camión de aprovisionamiento.

La eléctrica EDF, propietaria de ambas centrales, minimizó los hechos, afirmó que los altercados no provocaron ningún problema y aseguró que los sistemas de seguridad hubieran funcionado ante una amenaza mayor.

Pero Greenpeace considera que los hechos prueban que las centrales nucleares tienen un peligro mayor del que reconocen las autoridades.

«Greenpeace apela a los dos candidatos finalistas a que se comprometan a evaluar los riesgos de una agresión exterior de origen humano» en un recinto nuclear, señaló en el comunicado Greenpeace, que consideró que «en un mundo post 11 de septiembre, este riesgo debe ser seriamente estudiado».

«Queremos que nuestros candidatos sean conscientes de que la central nuclear segura al cien por cien no existe»

La central japonesa de «Fukushima nos mostró que incluso lo más improbable puede llegar a ocurrir», afirmó una de las responsables de cuestiones nucleares de la organización Sophia Majnoni, quien pidió que no se ignore este asunto «despreciando la seguridad de los franceses».

Un activista de Greenpeace sobrevoló en un parapente motorizado la central nuclear de Bugel, a 30 kilómetros de Lyon (sureste), y logró posarse en la misma. El miembro de la ONG se internó en la zona de exclusión aérea de la central y colocó un bote de humo sobre uno de los reactores, según las imágenes difundidas por Greenpeace. El joven fue arrestado junto con un ayudante que se encontraba en el exterior. El segundo activista fue Hervé Couasnon, conocido como el «poeta escalador» y que en el pasado ya logró introducirse en lugares prohibidos.

Aprovechando la llegada de un camión de aprovisionamiento se internó en la central de Civaux y, desde el interior, telefoneó a medios de comunicación franceses. Couasno trató de presentarse a las presidenciales, pero no lo logró, por lo que afirmó que trató de llamar la atención de los dos candidatos que este domingo se disputarán la presidencia, el socialista François Hollande y el saliente Nicolas Sarkozy.

Greenpeace difundió también imágenes tomadas en noviembre de 2011 en las que un aparato a motor equipado con una cámara sobrevolaba la planta de tratamiento de combustible nuclear de la Hague, en Normandía, noroeste de Francia, para insistir en la facilidad con la que se pueden evitar los sistemas de seguridad de las centrales.

«Queremos que nuestros candidatos sean conscientes de que la central nuclear segura al cien por cien no existe», declaró la organización. El responsable de seguridad de EDF, Dominique Maniere, negó que estos hechos hayan supuesto un problema para la seguridad de los recintos nucleares y se mostró convencido de que los sistemas de vigilancia hubieran funcionado ante un ataque de auténtico peligro.

«Si hubiera sido un avión o algo de mayor tamaño el dispositivo de seguridad que vigila la zona de exclusión aérea hubiera funcionado», dijo.

La energía nuclear ha sido uno de los temas de la campaña de las presidenciales. Mientras que el socialista Hollande apuesta por una reducción paulatina de su peso, el conservador Sarkozy mantiene su apuesta por la energía atómica, en la que Francia es el segundo país con más centrales del mundo por detrás de Estados Unidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Ecologistas franceses entran en dos centrales nucleares para probar su inseguridad