Sarkozy se quita el reloj de 55.000 euros en medio de una multitud para que no se lo roben

fernando iturribarría PARÍS / COLPISA

INTERNACIONAL

Un desconocido trató de extraer de la muñeca presidencial el regalo de su esposa Carla Bruni

17 abr 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

En el esprint de la primera vuelta de las presidenciales francesas del domingo, Nicolas Sarkozy no pierde el tiempo. Pero ha estado a punto de que le roben el reloj, un carísimo modelo suizo de 55.000 euros que le regaló su esposa, Carla Bruni. Ocurrió el domingo en la plaza de La Concorde, en París, rodeado de guardaespaldas y en olor de multitudes.

El candidato a un segundo mandato de cinco años en la jefatura del Estado acababa de pronunciar un discurso en el escenario donde los revolucionarios guillotinaban a los reyes. Tras entonar La marsellesa, bajó del estrado para someterse al ritual baño de masas de toda campaña electoral. Comenzó a estrechar manos en las primeras filas de la muchedumbre cuando, de repente, notó que se le soltaba el reloj de pulsera y se lo guardó en un bolsillo de la chaqueta.

El examen detenido de la secuencia grabada por las cámaras de televisión muestra que un desconocido trató de desnudar la muñeca presidencial.