Sarkozy casi se queda sin el Patek Philippe que le regaló Carla Bruni

Fernando Iturribarria COLPISA

INTERNACIONAL

Un ladrón intentó robarle, en el baño de multitud del domingo, un modelo de 55.000 euros

16 abr 2012 . Actualizado a las 23:15 h.

En el sprint de la primera vuelta de las presidenciales francesas del próximo domingo, Nicolas Sarkozy no pierde el tiempo. Pero ha estado a punto de que le roben el reloj, un carísimo modelo suizo que le regaló su esposa, Carla Bruni. Ocurrió el domingo en la plaza de La Concorde, en pleno centro de París, rodeado de guardaespaldas y en loor de multitudes. Los ladrones no respetan nada ni a nadie.

El candidato a un segundo mandato de cinco años en la jefatura del Estado acababa de pronunciar un discurso en el escenario donde antaño los revolucionarios guillotinaban a los reyes. Tras entonar 'La Marsellesa', bajó del estrado para someterse al ritual baño de masas de toda campaña electoral. Comenzó a estrechar manos en las primeras filas de la muchedumbre cuando, de repente, notó que se le soltaba el reloj de pulsera y discretamente se lo guardó en un bolsillo de la chaqueta.

La secuencia grabada por las cámaras de televisión muestra que un desconocido trató de desnudar la muñeca presidencial. «Al ampliar la imagen, se ve bien que apoya sobre la esfera con su pulgar para intentar desabrochar con sus otros dedos el brazalete», asegura el periodista Grégory Pons, especialista en relojes. Según las explicaciones brindadas al diario digital 'Atlantico', Sarkozy fue víctima de la misma técnica empleada con éxito por un caco albanés en 2007 para birlarle el reloj al presidente estadounidense George Bush durante una visita a Tirana.