Nueva ola represiva en Cuba tres días después de la visita del papa

De los 30 detenidos, más de la mitad son de la Unión Patriótica de Ferrer


redacción / la voz

El régimen castrista tenía «una cuenta pendiente con José Daniel Ferrer por el despertar de la oposición sobre todo en Santiago de Cuba y esperó a que se fuese el papa», asegura Elizardo Sánchez, de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, para explicar la ola represiva llevada a cabo el lunes por la policía contra los disidentes en esa provincia del este, que llevó a la detención de 25 opositores pacíficos, y a cinco en La Habana.

De los 25 arrestados en Santiago, más de veinte pertenecen a la formación liderada por el ex preso de conciencia Ferrer, la Unión Patriótica de Cuba. Él mismo y su esposa, Belkis Cantillo, de las Damas de Blanco, fueron apresados.

En algunos casos, las detenciones fueron practicadas «con violencia», asegura Sánchez, quien ya ha recuperado su servicio telefónico tras días bloqueado por el Gobierno.

«Varias casas fueron allanadas, al parecer sin orden judicial, y fueron objeto de verdaderos saqueos. Las fuerzas represivas entraron a saco al menos en los domicilios de José Daniel Ferrer y Raumel Vinajera, y se llevaron material y equipos de oficina, libros y otras publicaciones y diversos artículos de propiedad familiar», dice.

Ayer, 24 horas después de la acción represiva, se desconocía el paradero de los detenidos.

El golpe de represión se centró en Palma Soriano, Palmarito de Cauto y Santiago de Cuba, donde la Unión Patriótica de Cuba «está muy activa y es el soporte de las Damas de Blanco».

Según Sánchez, desde hace un mes hay un operativo policial para neutralizar a la Unión Patriótica y a Ferrer». En Palmarito y Palma Soriano «hay un clima de terror generado por los agentes rompiendo puertas y ventanas, nadie quiere hablar».

La citada Comisión recuerda que Andrés Carrión Álvarez, detenido por gritar contra el comunismo antes de la misa del papa el pasado jueves en Santiago, está relacionado con la Unión Patriótica. Como ejemplo del miedo sembrado por la policía, Sánchez explica que a los familiares se le ofreció un abogado, pero «están aterrorizados porque la policía los intimida para que no digan nada».

También el preso político Wilmar Villar, muerto en enero tras 50 días de ayuno en Santiago de Cuba, era de la formación de Ferrer.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Nueva ola represiva en Cuba tres días después de la visita del papa