Sarkozy se erige como el presidente del pueblo y el que «evitó la catástrofe»

Esperanza Suárez PARÍS / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

Endurece su tono contra Hollande y contraprograma el mitin de Le Pen

20 feb 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

Nicolas Sarkozy endureció ayer sus ataques contra el socialista François Hollande y contraprogramó la intervención de la ultraderechista Marine le Pen. El candidato a la reelección adelantó en media hora su discurso en su primer gran mitin, celebrado en Marsella y al que asistió Carla Bruni, para hacerlo coincidir con el de la aspirante del Frente Nacional (FN) en Lille.

Como ella, también empezó hablando de Francia. «La crisis lo ha cambiado todo» y por eso «las circunstancias hacen que el voto de los franceses sea decisivo». El conservador quiere ser «el candidato del pueblo francés» frente a la élites y el presidente que ha tenido éxito «para evitar la catástrofe».

Referencia a España

Ante más de 10.000 militantes y simpatizantes entregados, Sarkozy defendió su gestión de la crisis y «si alguien duda, que mire lo que le pasa hoy a un obrero griego, que piense en lo que pasa hoy a un jubilado italiano, que imagine lo que puede sentir un parado español que tiene pocas oportunidades de encontrar un trabajo porque el paro es tres veces superior que en Francia».