«La crisis ha devuelto a la Unión Europea a su ensimismamiento»

Millán propone ahondar en el mercado único para reactivar el crecimiento


estrasburgo / la voz

Por su carrera como diplomático y su trayectoria política Francisco Millán Mon (Pontevedra, 1955) es uno de los eurodiputados españoles con mayor experiencia en el complicado entramado de las relaciones exteriores de la UE. En la Eurocámara desde el año 2004 (forma parte de su Comisión de Exteriores), subraya la importancia de que Europa logre superar la crisis para reactivar su construcción política y proyectarse con una única voz en el mundo.

-¿La crisis ha acabado con la construcción europea?

-En el 2008 Europa pensó que había consolidado su proyecto, y que había llegado el momento de jugar un papel más activo en un mundo en el que la globalización había hecho emerger nuevos actores como China, Brasil, la India... Pero la crisis ha devuelto a la UE a su ensimismamiento. Tenía que haber sido la era de su proyección exterior, pero la tierra se abrió bajo nuestros pies y volvimos a nuestra introspección. Triste paradoja.

-¿Saldremos de la crisis en lo que queda de legislatura?

-Espero que sí. A ver cómo encaja el nuevo tratado a veintiséis. Hay que seguir reforzando la gobernanza con la regla de oro contra el déficit, hace falta una nueva recapitalización de los bancos... Y hay otra cuestión clave, que es cómo apoyar el crecimiento. Para eso hay que ahondar en el mercado único: energía, servicios, comercio electrónico... El ajuste fiscal y la estabilidad son necesarios, pero no suficientes.

-¿Qué tratamiento específico necesita España?

-El ajuste fiscal, terminar la reestructuración del sistema financiero y la reforma laboral.

-¿Esperaba usted la subida de impuestos que ha puesto en marcha el Gobierno de Rajoy?

-En absoluto. Pero Mariano Rajoy se encontró con un déficit del 8 %. Recortar un punto de déficit representa unos 10.000 millones, y si bajar del 6 % [lo que se preveía en el 2011] al 4,4 % [el compromiso del 2012] eran 16.000 millones, del 8 % al 4,4 % son 32.000 millones.

-¿Alemania va demasiado lejos con sus recetas de austeridad e impidiendo al BCE socorrer a los países en problemas?

-Los alemanes tienen un miedo atávico a la inflación y también temen al invierno demográfico, que disparará su gasto en pensiones. Y claman contra el despilfarro porque mientras la pasada década ellos recortaban y bajaban sus costes salariales, el sur de Europa se emborrachaba con los bajos tipos del euro. Pero creo que Merkel es consciente de que no basta con austeridad. Además, ha permitido que el BCE diera liquidez a los bancos para que estos compraran deuda.

-¿Cómo ha afectado la crisis a los lazos con Estados Unidos?

-Tras la caída del Muro, Europa dejó de ser un problema a ojos de Estados Unidos. Desde entonces nos postulamos como parte de la solución, pero ahora volvemos a ser el problema. Aun así, hay algunos mecanismos que se han engrasado y creo que, en ese sentido, se ha mejorado mucho.

-¿Cómo debe encajar Europa la primavera árabe?

-La primavera árabe trae esperanzas y logros, pero también incertidumbres. En el 2005 yo dije que la estabilidad estaba sirviendo de excusa para el inmovilismo en algunos de esos países, que estábamos tolerando a unos líderes autoritarios, corruptos y con una concepción hereditaria del poder. La UE debe apoyar esos procesos democráticos, porque son nuestra más próxima vecindad, y puede hacerlo con lo que se ha dado en llamar las tres emes: money, market and mobiliy. Es decir, dinero, mercado y movilidad.

-Usted preside el intergrupo del Camino de Santiago en la Eurocámara, ¿sigue activo después del Xacobeo?

-El Xacobeo fue el momento culminante, pero seguimos trabajando. El nuevo reto del Camino son los países del Este. ¿Sabía usted que en Polonia hay 2.100 kilómetros señalizados de esa ruta?

Francisco millán mon eurodiputado del partido popular

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
0 votos

«La crisis ha devuelto a la Unión Europea a su ensimismamiento»