Al menos 40 muertos tras un doble atentado contra una iglesia católica de Nigeria

El grupo islamista Boko Haram reclama uno de los ataques. Suceden tras dos días de enfrentamientos.

Afp

Dos atentados contra iglesias, uno de ellos reivindicado por la secta islamista Boko Haram, dejaron al menos 35 muertos el día de Navidad en Nigeria, donde el gobierno habla de guerra. «Es como si se hubiera lanzando una guerra interna contra el país. Debemos estar realmente a la altura y enfrentar la situación», declaró el ministro encargado de la Policía, Caleb Olubolad, que visitó uno de los lugares atacados.

Estos atentados, condenados por el Vaticano como el fruto de un «odio ciego y absurdo», tuvieron lugar tras dos días de enfrentamientos, el jueves y el viernes, entre miembros de Boko Haram y fuerzas del orden en el noreste, que han dejado unos 100 muertos.

El atentado más sangriento, con al menos 35 muertos según el último recuento, se produjo en el exterior de una iglesia católica de Madalla, cerca de Abuya, la capital de Nigeria, al término de la misa de Navidad oficiada en la iglesia de Santa Teresa. «Los responsables (de los servicios de emergencia) que los han contado me han dicho que 27 personas han muerto», dijo el padre Christopher Bard. Boko Harem, un grupo que promueve la creación de un Estado islamista en Nigeria y al que se le imputan la mayoría de actos violentos en el norte del país, de mayoría musulmana, reivindicó el ataque en Madalla.

«Somos responsables de todos los ataques de los últimos días, incluida la bomba contra la iglesia de Madalla», dijo en declaraciones telefónicas un portavoz de la secta, Abul Qaqa. «Continuaremos lanzando ataques como estos en el norte del país en los próximos días», advirtió la fuente.

Poco después del atentado en Madalla, se registró un ataque contra una iglesia evangélica de Jos, epicentro de los enfrentamientos intercomunitarios en el centro del país, según un responsable local y otros testigos. «Una bomba estalló en la iglesia Mountain of Fire. Un policía que vigilaba la iglesia murió y tres coches ardieron», explicó Pam Ayuba, portavoz del gobierno del Estado de Plateau, del cual Jos es la capital.

Otras tres explosiones sacudieron el noreste de Nigeria, dos en Damaturu el domingo y una la víspera en Gadaka contra una iglesia. En uno de los ataques a Damaturu murieron cuatro personas, tres agentes de seguridad y un kamikaze, informaron los servicios secretos de la policía nigeriana (SSS) en una nota.

«Tres agentes murieron. El kamikaze fue abatido», aseguró la SSS, después de que uno de los ataques apuntara a una de sus oficinas en Damaturu.

Ambas ciudades están en el Estado de Yobe, que sufrió una ola de ataques esta semana reivindicados por Boko Haram.

En Madalla, cerca de la capital, el atentado provocó escenas de caos y dañó la iglesia de Santa Teresa. Jóvenes llevados por la ira encendieron dos hogueras y amenazaron con atacar una comisaría de policía de los alrededores. Los agentes dispararon al aire para dispersar a la gente y cerró una importante carretera.

En la iglesia podían verse agujeros de bala y sangre en las paredes y los desperfectos del techo. Gran Bretaña condenó estos ataques «cobardes» contra «familias unidas en la paz y la plegaria» en un día que «simboliza la armonía y la bondad», según un comunicado del jefe de la diplomacia británica, William Hague.

Boko Haram se adjudicó la autoría del atentado suicida contra la sede de Naciones Unidas en Abuya, en agosto del 2011, que dejó 24 muertos. La secta también reivindicó la ola de sangrientos ataques la víspera de Navidad en 2010, contra iglesias y causó decenas de heridos en Jos durante las represalias. Nigeria, que cuenta con petróleo y es el país más poblado en África (160 millones de habitantes) tiene una mayoría musulmana en el norte y una cristiana en el sur.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Al menos 40 muertos tras un doble atentado contra una iglesia católica de Nigeria