Calderón enfurece a la oposición al acusarla de alianzas con los narcos

El PRI, favorito para las presidenciales, amenaza con llevarlo a los tribunales


redacción / la voz

El presidente de México, Felipe Calderón, ha iniciado la precampaña electoral para las presidenciales de julio del 2012 con unas polémicas afirmaciones sobre el partido opositor y favorito para la contienda, PRI, al que acusa de pretender pactar con los carteles de la droga, en momentos en que la violencia azota con fuerza varias regiones, lo que perjudica las expectativas de su partido, el Partido Acción Nacional (PAN). La oposición lo acusa de «irresponsable» y de ««guerra sucia», y amenaza con llevarlo a los tribunales.

Mientras su estrategia antidrogas, en la que emplea policía y Fuerzas Armadas, es cuestionada por el aumento de víctimas, más de 44.000 desde finales del 2006 que comenzó su mandato, Calderón aseguró al diario The New York Times, que «hay muchos en el PRI que piensan que los acuerdos del pasado [con grupos de narcos] podrían funcionar ahora». Y advirtió que el candidato del PRI (Enrique Peña Nieto, ex gobernador del estado de México) «va a ser débil en este asunto y dormirá en la misma cama con los carteles».

Lo cierto es que su guerra antidrogas no ha evitado la escisión de carteles y unos mayores enfrentamientos entre los resultantes de esa atomización, lo que perjudica la posibilidades electorales del PAN. Y ahora esa guerra la amplía a la oposición.

El PRI anunció que procederá legalmente en contra de Calderón, por considerar que con sus «declaraciones infundadas y engañosas» atenta contra la imparcialidad a la que está obligado. La diputada priísta Beatriz Paredes manifestó que si el presidente tiene pruebas «tendría que actuar jurídicamente, con su responsabilidad y no hacer política preelectoral fuera del país».

Ante el revuelo desatado por sus declaraciones, el presidente precisó «que hay gente en ese partido que no comparte la idea de negociar con el crimen organizado, pero otros, como el ex gobernador de Nuevo León, Sócrates Rizzo, han señalado públicamente la utilidad de generar acuerdos».

Al PRI, que gobernó durante 71 años, hasta el 2000, se le critica encabezar Gobiernos corruptos e incluso haber pactado en ocasiones con carteles para mantener la paz en zonas claves en las rutas de droga hacia Estados Unidos.

Pero «no es a ningún pasado que esta generación del PRI pretende volver», asegura el jefe priísta, Humberto Moreira. Añade que la denuncia de Calderón tiene intereses electorales. «Es el uso electoral de la política de seguridad», manifestó Moreira al diario local El Universal. «Es importante qué diga quién pactó [en el pasado]», agregó.

«El candidato

del PRI será débil

y dormirá en

la misma cama

con los carteles»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Calderón enfurece a la oposición al acusarla de alianzas con los narcos