Palestina quiere cambiar las reglas

Rosa Paíno
Rosa Paíno REDACCIÓN / LA VOZ

INTERNACIONAL

Su deseo de ser un Estado pone en aprietos a Barack Obama y en alerta a Israel

18 sep 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

Los palestinos están decididos a dar un golpe en la mesa para sacar del coma el proceso de paz con Israel y obtener lo que ni la lucha armada ni dieciocho años de negociaciones han conseguido: que Palestina sea reconocido como un Estado. Israel se ha puesto manos a la obra para acordar una estrategia con EE. UU. y Europa ante lo que se le viene encima esta semana en la ONU.

Treinta y seis años después de que Yaser Arafat se presentara con una rama de olivo en el estrado de la ONU, el presidente Mahmud Abás formalizará el viernes en el mismo lugar su demanda al Consejo de Seguridad de que Palestina se convierta en el 194 Estado miembro de la ONU, con las fronteras del 4 de junio de 1967, es decir, las previas a la guerra de los Seis Días, con Jerusalén este como capital. Un paso hacia adelante cuya principal consecuencia es que Palestina sería oficialmente un país ocupado por Israel.

Ni las amenazas ni las presiones le han hecho desistir de ese movimiento, el más arriesgado y el de más confrontación con EE. UU., ya que sabe que tiene el veto asegurado.