Activistas cubanos alertan de una campaña de arrestos masivos

En quince días fueron detenidos unos 200 opositores


redacción / la voz

En la primera quincena de septiembre, unos 200 disidentes fueron detenidos en Cuba, lo que «pronostica que este mes será el de mayor número de arrestos de los últimos años por motivos políticos». Así lo denuncia el portavoz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (Ccdhrn), Elizardo Sánchez, quien puntualiza que casi todos fueron liberados sin cargos horas o días después. Entre los 20 detenidos ayer en Villa Clara está Guillermo Fariñas, premio Sajarov del Parlamento Europeo.

La mayoría de las detenciones se practicaron cuando trataban de ir a misa o en marchas en defensa de derechos.

El abogado independiente René Gómez Manzano denuncia que mientras en La Habana se tolera el desfile de damas de blanco, en sitios como Santiago de Cuba las reprimen. «El Gobierno está temeroso porque sabe que el descontento es muy grande, tanto que ahora la gente se explaya en sus críticas hasta con desconocidos», comenta. Cita que se dan casos escandalosos, como el del activista Ernesto Carrera «agredido a machetazos por incondicionales del régimen castrista cuando volvía a su casa de Caimanera».

El portavoz de la Ccdhrn cree que la campaña responde al mayor de descontento popular por la situación económica y social. Y ese malestar se refleja, reflexiona, en más manifestaciones, «a las que el Gobierno responde con más represión y no con las reformas que el país necesita».

«Terrorismo de Estado»

Un ejemplo de esta represión, a la que Sánchez llama «terrorismo de Estado» y «guerra sucia desde el Estado» es lo sucedido en casa del opositor Marino Antomarchit, en Palma Soriano, cuando un grupo hacía una vigilia por el cese de la represión a mujeres. Allí «acudieron agentes especiales antimotines, destruyeron el mobiliario y lanzaron gases tóxicos, aunque el Gobierno lo niega», asegura.

«Fue un acto de vandalismo el romper el televisor, camas, colchones...; eso aquí significa algo terrible porque esos medios no son fácilmente alcanzables y es muy caro repararlos», relata.

Las imágenes de cómo quedó el inmueble circulan por Internet y aunque ese servicio está muy restringido en Cuba, el Gobierno contraataca en televisión: supuestos testigos niegan el uso de gases, pues «los cubanos no conocen de gases ni de policía antimotines» desde 1959, dice la cronista. «El régimen responde con un enfrentamiento muy desigual: monopoliza la información y la propaganda, con lo que logra desinformar e intimidar», concluye Sánchez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Activistas cubanos alertan de una campaña de arrestos masivos