Huye uno de los tres hijos del líder detenidos


redacción / lA voz

De los ocho hijos vivos de Muamar el Gadafi, los rebeldes libios lograron su primer gran trofeo al llegar a Trípoli y detener al temido Saif el Islam, a quien nombró sucesor en el 2009.

Saif el Islam, la Espada del Islam, es reclamado por el Tribunal Penal Internacional por crímenes contra la humanidad cometidos desde febrero, aunque los rebeldes adelantaron ayer que será juzgado en Libia.

Saif tiene una buena formación académica, pero no militar. Es arquitecto por la Universidad de Trípoli, estudió Administración de Empresas en Viena -donde trabó amistad con el ultraderechista Haider-, y se doctoró en la exclusiva London School of Economics. Se expresa en inglés, alemán y francés. Medió en el caso de la enfermeras búlgaras liberadas en 1997 y en las negociaciones para las indemnizaciones por el atentado de Lockerbie en 1988.

En 1997 creó una asociación caritativa. Poco a poco se convirtió en la cara respetable de un régimen opaco al que aupó en Occidente para que su padre pasease la jaima por Europa mientras el clan hacía negocios. Pero en febrero, cuando estalló la revuelta, fue el encargado de amilanar al pueblo con sus amenazas. Y fue la voz de su padre el domingo cuando aseguró que no abandonaban la batalla, ni para evitar más derramamiento de sangre.

Junto a él, los rebeldes apresaron a su hermano Saadi. Aficionado al fútbol, presidente de la selección nacional y accionista del Juventus (Italia), dirigía un batallón militar. Su imagen en Europa es turbulenta, por consumir drogas y alcohol y enfrentarse a la policía.

Mohamed, el primogénito, dijo ayer a Al Yazira que permanecía arrestado en su casa de Trípoli y que los rebeldes le garantizaron su seguridad. Sin embargo, horas más tarde, la misma cadena afirmó que este ingeniero jefe del Comité Olímpico de Libia y del de Telecomunicaciones había huido.

En paradero desconocido están: Jamis Gadafi, capitán del Ejército que dirige una unidades de élite y cuyo cuerpo según Al Yazira podía ser uno de los encontrados ayer; Mutassim, asesor en seguridad nacional; Aníbal, consultor en la agencia de transporte de combustible y que fue detenido dos veces en Suiza por agresiones a empleadas y a su esposa; Aisha, la única hija del dictador, que es teniente general y como abogada defendió a Sadam Huseín; y Milad, un sobrino adoptado.

Por último, Saif al Arab, pasaba mucho tiempo en Alemania. La OTAN lo mató en un bombardeo el 30 de abril en Trípoli. En 1986, Hana, también adoptada, murió en un bombardeo de Estados Unidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Huye uno de los tres hijos del líder detenidos