Roma acepta un acuerdo con los opositores libios para frenar la inmigración

En el futuro será posible la deportación de inmigrantes ilegales a la zona de guerra aunque no se dieron a conocer los detalles prácticos.


Italia y el Consejo de Transición libio de los rebeldes sellaron hoy un acuerdo para regular los flujos de inmigrantes procedentes de Libia hacia el país europeo.

El acuerdo fue firmado hoy en Nápoles por el ministro del Exterior italiano, Franco Frattini, y el jefe de los rebeldes, Mahmud Yibril.

En el futuro será posible la «deportación de inmigrantes ilegales» a la zona de guerra, se dijo. No se dieron a conocer detalles prácticos.

«El acuerdo muestra qué estrecha es la colaboración allí donde el Consejo de Transición es reconocido internacionalmente», dijo Frattini. «La inmigración ilegal definirá las relaciones entre Europa y África durante los próximos 25 años», explicó Yibril. Es por eso que son importantes los «esfuerzos conjuntos». El libio agregó que el problema de los flujos migratorios no puede ser analizado sólo bajo aspectos de seguridad, sino también teniendo en cuenta el desarrollo.

El jefe de gobierno italiano, Silvio Berlusconi, había sellado en agosto de 2008 con su entonces estrecho aliado Gadafi un tratado de amistad en el que Roma se comprometía a pagos de miles de millones en los próximos 20 años por los perjuicios causados en tiempos coloniales a cambio de ayuda para detener el flujo migratorio. Sin embargo, el tratado fue cesado por Gadafi cuando Italia intervino militarmente contra Libia.

Además, Italia está considerando pedirle a la OTAN que extienda su bloqueo naval en Libia para evitar que los migrantes alcancen las costas del país, dijo hoy el ministro del Interior italiano, Roberto Maroni.

«Creo que podría ser posible intervenir inmediatamente por ejemplo pidiéndole a la OTAN, que está desplegando barcos frente a la costa libia para evitar que lleguen bienes a Libia, que también bloquee la salida (de migrantes)», dijo Maroni a medios locales.

Al ser preguntado al respecto, un portavoz militar de la OTAN, Mike Bracken, dijo que este pedido no se puede asimilar con el mandato de la ONU para un bloqueo marítimo a provisiones de armas a Libia. Bracken dijo que la resolución de Naciones Unidas bajo la cual se desarrolla la intervención de la OTAN sólo permite «frenar armas, instalaciones y equipos que pueden ser llevados a Libia para generar daño a civiles».

«El mar es un área abierta que puede ser usada por la navegación, y es responsabilidad y elección de cada nación individual, así como qué cargas en barco llegan a sus aguas», dijo Mike Bracken a periodistas en Bruselas vía videoconferencia desde los cuarteles operativos en Nápoles.

Por su parte, la portavoz de la OTAN Oana Lungescu rechazó hoy en Bruselas versiones sobre que la dirigencia de la OTAN no estaba en condiciones de mantener por más tiempo la operación en Libia. «El tiempo no está del lado de Gadafi», afirmó. «La OTAN está decidida a seguir con la operación hasta el final. Y seguiremos el tiempo que queramos».

Desde marzo, cuando comenzó el conflicto entre los rebeldes y las fuerzas leales a Muamar al Gadafi, miles de migrantes africanos, en su mayoría subsaharianos, comenzaron a huir de Libia hacia Italia. La mayoría de ellos arribó a la pequeña isla de Lampedusa.

Italia forma parte de la intervención de la OTAN en Libia para implementar la resolución de la ONU para la protección de civiles de ataques por parte de las fuerzas de Gadafi.

Según el Ministerio del Interior italiano, desde el inicio del conflicto en Libia llegaron a Italia más de 18.000 libios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Roma acepta un acuerdo con los opositores libios para frenar la inmigración