Obama aumenta la presión en una carrera contrarreloj para aprobar el presupuesto

El presidente de EE.UU. apeló al «sentido de urgencia» de evitar que la falta de fondos obligue al cierre de las agencias federales, lo que consideraría «inexcusable».


El presidente de EE.UU., Barack Obama, continúa hoy presionando a los líderes del Congreso para que lleguen a un acuerdo sobre el presupuesto federal, en una carrera contrarreloj para evitar el cierre del Gobierno el viernes.

Después de semanas sin acuerdo en el Capitolio sobre un presupuesto para el año fiscal corriente, del que restan sólo seis meses, Obama subrayó el miércoles por la noche el «sentido de urgencia» de evitar que la falta de fondos obligue al cierre de las agencias federales, lo que consideraría «inexcusable».

Tras una reunión en la Casa Blanca con el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, y el líder de la mayoría demócrata en el Senado, el demócrata Harry Reid, Obama acordó que los equipos de ambos legisladores continuaran trabajando «toda la noche» para limar sus diferencias.

«Si no hay progreso por la mañana, volveremos a dialogar sobre ello», indicó Obama, que consideró que el encuentro permitió «acortar diferencias» entre ambas partes y «aclarar algunos asuntos clave».

Los demócratas han propuesto recortes de 33.000 millones de dólares para hacer frente al déficit presupuestario del país, que rondará este año fiscal los 1,5 billones de dólares.

Para los republicanos, esa cantidad es insuficiente, y han propuesto una nueva prórroga de dos semanas condicionada a recortes presupuestarios adicionales de 12.000 millones de dólares, algo que los demócratas y la Casa Blanca rechazan.

Si no se llega a un acuerdo antes de mañana, la paralización administrativa afectaría a cerca de 800.000 funcionarios federales, obligaría a cerrar los parques nacionales y detendría el proceso de devolución de impuestos por parte de la Hacienda estadounidense (Internal Revenue Service, IRS).

Aunque se mantendrían las actividades imprescindibles para «garantizar la protección de la vida y de la propiedad», es decir, las Fuerzas Armadas y los cuerpos de Policía, éstos verían interrumpido el pago de sus salarios.

El cierre del Gobierno federal no se produce desde 1996, cuando se encontraba en el poder Bill Clinton.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Obama aumenta la presión en una carrera contrarreloj para aprobar el presupuesto