Alauíes frente a suníes


redacción / la voz

La población siria evidencia una estructura joven -un 38% es menor de 15 años- y son los jóvenes los que están abriendo los ojos en el mundo árabe para pedir cambios. Siria tiene de presidente a Bashar el Asad desde hace diez años, cuando volvió de Londres de estudiar Oftalmología y fue asignado al cargo por su golpista padre Hafez.

El presidente sirio tiene poderes para nombrar Gobierno y declarar la guerra, es el jefe de las Fuerzas Armadas, controla el Parlamento, y su partido, el Baaz, está omnipresente.

El eslogan de la campaña de Bashar en el 2000 de «cambio a través de la continuidad» y la lucha contra la corrupción siguen vigentes. Pero los Asad son alauíes, como el núcleo del poder baazista y el 10% de los sirios, mientras en Deraa, foco de las revueltas, la mayoría es suní. Y el Asad del siglo XXI ya ha hecho su diagnóstico: es más dañina la ola interna que el enemigo sionista.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Alauíes frente a suníes