«En 40 años, nunca hemos tenido ningún sobresalto»


Quintana Martín Galíndez es el principal pueblo que rodea a la central nuclear de Garoña.

-¿Se siente igual que si no hubiera sucedido nada en Japón?

-Lo de Japón es un tema grave que nos crea intranquilidad. Es evidente. Pero tras lo ocurrido en Fukushima, hay que ser solidarios con los japoneses y compartir su desgracia. Pero los que vivimos aquí, alrededor de la central de Garoña, que lleva funcionando 40 años, nunca hemos tenido ningún tipo de sobresalto, por lo que estamos tranquilos.

-¿Por lo menos, pide al Consejo de Seguridad Nuclear que extremen la seguridad?

-Es lógico que un grave accidente en una central nuclear conlleve una serie de estudios y reflexiones por parte de los responsables. En este sentido, el CSN está en su obligación de estudiar este tipo de accidentes, aunque sean provocados por un fenómeno sísmico, que es lo que lo ha causado en Japón, para que las centrales nucleares sean más seguras.

-¿Y el ambiente en el pueblo ha cambiado algo tras los sucedido en la central nuclear de Fukushima?

-Ya estamos habituados a vivir junto a una central nuclear, y como nunca hemos tenido ningún problema, la gente es inteligente y la mayoría está tranquila. Hay que transmitir sosiego. A mí nadie me ha dicho que haya cambiado la opinión, aunque es cierto que este tipo de accidentes hacen reflexionar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«En 40 años, nunca hemos tenido ningún sobresalto»