Bahréin decreta la ley marcial para frenar la revuelta popular

Un policía y un manifestante, muertos en los duros enfrentamientos


manama / afp

El rey de Bahréin proclamó ayer el estado de emergencia en el país y puso la seguridad en manos del Ejército para frenar las protestas, que ayer se cobraron la vida de un manifestante y un policía, un día después de la llegada de tropas del Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico (CCG), lideradas por Arabia Saudí.

«Debido a las circunstancias por las que pasa Bahréin [...], el rey Hamad Bin Issa al Jalifa proclamó el estado de emergencia por un período de tres meses», indicó un comunicado oficial. El decreto «autoriza al mando de las Fuerzas Armadas de Bahréin a adoptar todas las medidas necesarias para proteger la seguridad del país y de los ciudadanos». «Estas medidas serán aplicadas por el Ejército, las fuerzas de seguridad generales, la Guardia Nacional y cualquier otra fuerza en caso de que sea necesario», precisa el comunicado. La última mención parece referirse al millar de soldados saudíes desplegados, así como a los 500 policías emiratíes y a un pequeño contingente de Qatar.

A pesar de la ley marcial, miles de manifestantes chiíes se reunieron delante de la Embajada saudí para denunciar la entrada de un millar de soldados extranjeros en el país. «Bahréin libre, fuera las tropas», gritaba la multitud. El contingente desplegado pertenece al Escudo de la Península, fuerza común del CCG -Arabia Saudí, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Omán, Qatar y Kuwait-.

Un manifestante murió en los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en el sector chií de Sitra, al sur de Manama. En esa misma zona, resultó muerto un policía, después de haber sido arrollado intencionadamente por un automovilista que formaba parte de los «revoltosos», según el Ministerio del Interior. Más de 200 personas sufrieron heridas, la mayoría de bala, de las que diez se encuentran en estado grave.

Un portavoz de la Casa Blanca advirtió ayer que «no hay solución militar» para resolver la situación. Desde El Cairo, Hillary Clinton repitió el mismo mensaje al abogar en favor de buscar soluciones políticas para resolver la crisis bahreiní. La violencia, agregó, «podría agravar la situación y frustrar los esfuerzos de una solución política».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Bahréin decreta la ley marcial para frenar la revuelta popular