Decretado el estado de emergencia en Bahréin tras duros enfrentamientos

La medida, que se extenderá por tres meses, intenta acallar las protestas políticas que han motivado la entrada de tropas saudíes.


El gobierno de Bahréin decretó hoy el estado de excepción de tres meses de duración en el pequeño reino árabe después de que se registraran violentos enfrentamientos en la capital Manama y en la localidad de Sitra entre manifestantes y miembros de las fuerzas de seguridad.

Un soldado saudí fue asesinado hoy a manos de manifestantes antigubernamentales en el barrio de Salmaniya en Manama, según aseguró una fuente de las fuerzas de seguridad saudíes en Riad bajo condición de anonimato. Según indicó, no está autorizado a hablar con los medios.

De acuerdo con sus declaraciones, un sargento fue abatido a tiros por opositores. El incidente se produjo un día después del despliegue de unos 1.000 soldados del Consejo de Cooperación del Golfo (GCC), con base en Arabia Saudí, tras los violentos enfrentamientos entre manifestantes antigubernamentales y las fuerzas de seguridad.

Los Emiratos Árabes Unidos enviaron a su vez a 500 efectivos a petición del gobierno bahreiní. El GSC está integrado por Arabia Saudí, Kuwait, Qatar, los Emiratos Árabes Unidos y Omán.

No obstante, los efectivos del dispositivo conjunto del GCS no eran hoy visibles en las calles del reino. La plaza Lulu en la capital Manama, centro de las protestas desde hace más de un mes, estaba vacía y muchas tiendas permanecían cerradas. La mayoría de residentes se quedó en sus casas después de que medios informaran de ataques y robos por bandas de matones durante la noche.

También la policía del reino ha desaparecido de las calles coincidiendo con reportes de violencia sectaria entre la mayoría chiita en el país y la gobernante minoría sunita.

Grupos opositores y defensores de derechos civiles tacharon el despliegue de fuerzas extranjeras en Bahréin de «ocupación» y solicitaron protección a la Secretaría General de Naciones Unidas.

También Irán expresó hoy su rechazo a la interferencia del GCC en la convulsa situación interna de Bahréin. «Nosotros creemos que las demandas del pueblo de Bahréin son legítimas y deben ser respetadas», dijo el portavoz del Ministerio iraní de Relaciones Exteriores, Ramin Mehmanparast, a la prensa en Teherán.

«Cualquier interferencia externa solo complicaría aún más la situación», advirtió el portavoz en alusión al despliegue en Bahréin de soldados de la fuerza de intervención del GCC.

Muchos observadores en el Golfo consideraron, sin embargo, que el gobierno iraní está tratando de incitar a sus hermanos chiitas en Bahréin y Arabia Saudí contra los gobernantes sunitas de esos Estados.

El GCC envió en la víspera un contingente de soldados a Bahréin para ayudar a las fuerzas de seguridad del reino árabe a controlar las protestas de la oposición.

El día anterior Estados Unidos ya había mostrado su rechazo a la incursión de tropas extranjeras en Bahréin. La Casa Blanca llamó a la moderación, a respetar los derechos del pueblo bahreiní y a actuar en aras de un diálogo.

Los manifestantes que iniciaron sus protestas el pasado 14 de febrero exigen que el Parlamento electo tenga mayores atribuciones.

Demandan a su vez el fin de la política de la naturalización de los árabes sunitas, la lucha contra la corrupción así como la igualdad de oportunidades entre chiitas y sunitas para la ocupación de puestos funcionariales y políticos.

Una parte de los opositores cuestiona además el poder del gobierno y de la familia real.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Decretado el estado de emergencia en Bahréin tras duros enfrentamientos