Putin y Lula salen en defensa de Assange y de la labor de Wikileaks

El primer ministro ruso se pregunta por qué ha sido detenido el creador del portal y si eso es democracia


londres/afp.

La campaña a favor de Wikileaks se reforzó ayer gracias al respaldo a su creador, Julian Assange, del presidente de Brasil y del primer ministro de Rusia, y a nuevos ciberataques contra firmas deseosas de silenciar al portal que reveló los entresijos de la diplomacia estadounidense.

Luiz Inacio Lula Da Silva fue el primer jefe de Estado que defendió públicamente a Assange desde que este fue detenido en Londres. El brasileño expresó a Wikileaks su solidaridad por la divulgación de los cables y elevó su «protesta contra el cercenamiento de la libertad de expresión». Assange, dijo, «desnuda una diplomacia que parecía inalcanzable, la más correcta del mundo. Lo detienen y yo no veo ni una protesta por la libertad de expresión», destacó.

Dos horas más tarde fue el turno del primer ministro ruso, Vladimir Putin. «Si hablamos de democracia, tiene que ser total. ¿Por qué han encarcelado a Assange? ¿Es esto la democracia?», se preguntó durante una rueda de prensa en Moscú.

Se dio la circunstancia de que Putin comparecía al lado del primer ministro francés, François Fillon, quien, sin embargo, discrepó abiertamente de él y consideró la divulgación de cables como un «robo y robo encubierto, dos delitos condenables». «Nunca me oirán comentar informaciones robadas. Pienso que cada uno debería preguntarse sobre el uso que se hace de documentos robados. El robo es condenable en todos los países y el robo encubierto también es condenable», declaró.

Mientras los políticos hacían oír su voz, el grupo de ciberactivistas autodenominado Anonymous intensificaba su operación venganza y amenazaba con un ataque inminente contra el gigante estadounidense de ventas por Internet Amazon, al que finalmente logró sobrevivir.

Ataque al Gobierno sueco

Anonymous, un grupo que se organiza a través de un foro de Internet, se atribuyó los ciberataques de las últimas horas contra las empresas de tarjetas de crédito Mastercard y Visa, y otros grupos que bloquearon la financiación de Wikileaks y de Assange. Los ciberpiratas también atacaron otras webs en Suecia, país que busca la extradición de Assange para interrogarlo. Según el diario Aftonbladet , los hackers forzaron el jueves de madrugada el cierre durante varias horas del portal del Gobierno sueco (www.regeringen.se), aunque luego volvió a funcionar.

Sin embargo, no todo fueron noticias positivas para Wikileaks ya que, según informó a través de su cuenta de Twitter, Wikipedia, la enciclopedia de Internet compilada por voluntarios, ha borrado la lista de páginas que estaban clonando su web. En la página de Wikipedia en la que los moderadores discutieron la medida se señala que la lista fue borrada porque esa enciclopedia «no es una plataforma para promover otras páginas, que era claramente lo que este artículo está haciendo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Putin y Lula salen en defensa de Assange y de la labor de Wikileaks