La popularidad de Cameron no cae pese a los drásticos recortes económicos

I. Gurruchaga LONDRES/COLPISA.

INTERNACIONAL

Tres cuartos de la población apoyan que se obligue a trabajar a parados de larga duración y dos tercios creen que el Gobierno ha de hacer lo que está haciendo.

13 nov 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

El primer ministro británico, David Cameron, mantiene su popularidad, su partido cuenta con la intención de voto del 41%, cuando los laboristas tienen el 39% y los liberaldemócratas, el 11%, todo ello pese a la revuelta estudiantil del miércoles y a los drásticos recortes en las prestaciones por desempleo anunciadas el jueves, según los sondeos de YouGov.

Así, las críticas públicas no se corresponden enteramente con los sentimientos generales. Tres cuartos de la población apoyan que se obligue a trabajar a parados de larga duración y dos tercios creen que el Gobierno ha de hacer lo que está haciendo.

Aunque el relajado liderazgo de David Cameron, que no pasa sus noches leyendo papeles del Gobierno, como su predecesor, Gordon Brown, ha creado malestar en su partido y su equipo ha mostrado bisoñez -al revelarse en este contexto los contratos públicos a su fotógrafo personal y a otros asistentes de su imagen-, las aguas no ahogan al primer ministro.