El Polisario cifra los detenidos en 2.000 y Rabat lo rebaja a decenas

Una de las víctimas mortales es un ciudadano español, según fuentes saharauis


Redacción/la voz.

Marruecos sigue sin estar dispuesta a que la prensa española compruebe directamente qué ocurre en El Aaiún. La realidad que llega de allí es la que ofrecen asociaciones ligadas a los saharauis y sus representantes políticos, como Ahmedu Mojtar, representante del Frente Polisario en Galicia. El paisaje que describen es de represión, muerte y redadas masivas, mientras Rabat vende una ciudad en calma y el arresto de decenas de «criminales».

Según Mojtar, la información que reciben de El Aaiún es que los «soldados siguen recorriendo las calles, apoyados por colones armados con machetes y policías de paisano que van señalando las casas de los saharauis». «No solo la ciudad está sitiada -añade- también varios barrios están rodeados, y la gente permanece en sus casas y no se atreven a salir». «Han aparecido cadáveres en los aljibes de agua del campamento y gente calcinada». Cuenta que varias familias han acogidos a niños que quedaron solos tras el desalojo, y denuncia que las escuelas son ahora «centros de tortura y detención».

Buscan a dos españoles

Las fuerzas marroquíes siguen buscando «casa por casa a los cabecillas de la protestas, pero también a dos activista españoles y un mexicano que estaban en el campamento», añade Mojtar. «Lo más seguro es que estén escondidos en alguna casa».

No son los únicos españoles víctimas de los disturbios. La Fundación Sáhara Occidental ha denunciado el asesinato el lunes del ciudadano español Baby Hamday Buyema -aportando el número de su DNI-. Según los testimonios que recogió de la familia, Buyema «fue atropellado brutalmente» con un furgón de la policía, tras ser interceptado el autobús en el que regresaba de la empresa de fosfatos Foss Bucraa -en la que trabajaba como ingeniero eléctrico- por agentes del cuerpo especial GUS.

Mohamed Gachbar, otro ciudadano español con familia en El Aaiún, contactó con dos diarios de Madrid para denunciar que uno de sus hermanos está desaparecido y otro fue torturado tras ser detenido.

En un comunicado remitido a la agencia Efe, el ministerio de los Territorios Ocupados saharaui cifra en más de 2.000 los detenidos. Rabat habla de decenas. «Tendremos cifras precisas próximamente. Todas las detenciones se han llevado a cabo con pleno respeto de las exigencias del procedimiento penal y con la supervisión de la Fiscalía General» y los arrestados son «criminales, y no militantes saharauis», dijo en Rabat el portavoz del Gobierno marroquí, Jalid Naciri, según recoge Efe. Además hizo hincapié en que la movilización policial seguirá. Naciri volvió a cargar contra la prensa español, cuya cobertura de los sucesos consideró «una vergüenza y una injuria al pueblo marroquí».

El líder del Polisario en Galicia aclara que «no hay un balance definitivo de víctimas y detenidos porque no tenemos información». «No podemos confirmarlo al cien por cien. La gente está encerrada y ni se comunica entre ella», afirma.

«Maruecos bloqueó la telefonía móvil y el acceso a Internet, un día antes de la destrucción del campamento Dignidad y ahora -dice Mojtar-, la información llega gracias al «esfuerzo de algunos saharauis, pese a que la mayoría de los cibercafés, están cerrados».

Críticas al Gobierno

El representante saharaui critica duramente la posición del Gobierno español. «Personalmente no espero nada. Es un Gobierno que quiere mirar a otro lado, eludir sus responsabilidades. Llevamos 35 años esperando un gesto, un acto de justicia para resarcir la deuda que tiene con el pueblo saharaui». «Para rematar la faena el ministro Jáuregui no se le ocurrió otra cosa que reconocer la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara (...). No fue un lapsus sino un declaración pública de los que piensa el Gobierno», afirma.

Esta convencido de que el ministro marroquí informó a Trinidad Jiménez de que iba a desalojar el campamento. «Que la ministra no supo calibrar la intensidad del desalojo es otra cosa, pero que no nos venda que no sabía nada», enfatiza. «Del Gobierno no esperamos nada, no así de la solidaridad de la sociedad española, que nos ha acompañado durante 35 años».

La comunidad saharaui en Galicia, no más de un centenar, están acogiendo los disturbios en El Aaiún con tristeza e impotencia, según Ahmedu Mojtar. «Con tristeza porque lo que está sucediendo no tiene precedentes, es una masacre, y con impotencia porque no pueden desde aquí hacer nada».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

El Polisario cifra los detenidos en 2.000 y Rabat lo rebaja a decenas