La Unión acuerda tramitar la solicitud de adhesión de Serbia, pese a que no ha entregado al prófugo Mladic


luxemburgo/efe.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea acordaron ayer tramitar la solicitud serbia de adhesión, a pesar de que Belgrado aún no ha encontrado al prófugo Ratko Mladic, como compensación a su disposición a iniciar un diálogo con Kosovo.

Holanda retiró el bloqueo que mantenía a ese trámite desde hace casi un año a cambio de un compromiso por el que todos los pasos siguientes del proceso de adhesión se tomarán si el Consejo de la UE decide «de forma unánime» que Belgrado coopera plenamente con el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY), dijeron fuentes diplomáticas. La decisión se tomó después de que los ministros comunitarios consideraran que la decisión de Serbia de iniciar un proceso de diálogo con Kosovo auspiciado por la ONU no debía quedar «sin premio».

«Creo que es justo por parte de Serbia, dados los avances que se han producido», señaló la ministra de Exteriores española, Trinidad Jiménez.

Para la presidencia de turno belga, los «pasos hacia el diálogo con Kosovo no podían quedar sin una reacción positiva», aunque eso no supone un obstáculo para mantener la reclamación de «cooperación completa» con el TPIY, explicó el ministro de Exteriores, Steven Vanackere.

«El Gobierno serbio ha hecho esfuerzos considerables. No es fácil, dada la situación política desde la que partían», indicó el secretario de Estado francés para la UE, Pierre Lellouche.

La solicitud serbia de ingreso en la UE fue presentada en diciembre del 2009.

Los dos últimos prófugos buscados por el TPIY son el ex líder militar serbobosnio Ratko Mladic (de quien se cree que ha estado escondido en Belgrado o sus afueras) y el ex líder de los serbios de Croacia Goran Hadzic.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La Unión acuerda tramitar la solicitud de adhesión de Serbia, pese a que no ha entregado al prófugo Mladic