El nuevo líder laborista británico se desmarca de los sindicatos

Ed Miliband niega que su designación represente un «bandazo hacia la izquierda»


LONDRES/efe.

El nuevo líder laborista británico, Ed Miliband, negó ayer que su designación represente un «bandazo hacia la izquierda» del partido y aseguró que no será esclavo de los sindicatos, cuyo apoyo fue decisivo para situarlo al frente de la jefatura del grupo. El Partido Laborista estrena nuevo dirigente a la vez que arrancaba ayer de forma oficial en Manchester (norte de Inglaterra) su tradicional congreso anual, el primero que afronta el grupo en la oposición tras más de una década en Downing Street.

Gracias al aval crucial de las fuerzas sindicales de este país, y con un estrechísimo margen de ventaja (de 1,3 puntos), Ed Miliband superó el sábado al otro gran favorito para asumir el liderazgo laborista, su hermano mayor, David, quien se quedó a las puertas del sueño de toda una vida. Si el ex titular de Asuntos Exteriores contó con más respaldos por parte de parlamentarios y miembros del grupo, fue el empujón sindical el que inclinó la balanza, finalmente, hacia el menor de los hermanos en un giro dramático. Esa simpatía del ala sindical se ha convertido automáticamente en un blanco de los tories , que consideran que la elección del pequeño de los Miliband como «cabeza visible» del principal grupo opositor inclinará al laborismo más hacia la izquierda.

El nuevo líder ha querido desmarcarse al respecto al reivindicar su autonomía y aclarar que no es «el hombre de nadie», en una entrevista concedida ayer a la BBC. En ella, insistió en que «defenderá a las clases medias apretadas» y desveló una agenda que incluye medidas como el aumento de las tasas a los bancos, la reducción de la desigualdad o protección de los trabajadores, a la vez que buscó también la manera de quitarse de encima la etiqueta de «Red Ed» (Rojo Ed). «¿Por qué me votaron los miembros de los sindicatos en gran proporción? Porque creo que hablé de cosas que le importan a la gente trabajadora de este país», indicó.

Políticas centristas

En esta línea, el ex responsable de Energía recordó que el conocido teórico del marxismo de origen judío Ralph Miliband, que murió hace 16 años y que huyó de los nazis tras la invasión de Bélgica durante la II Guerra Mundial, no lo hubiera reconocido precisamente por ser un «izquierdista». «Abogo por las políticas centristas, pero hay que definir dónde está el terreno del centro», dijo. En su crítica al Nuevo Laborismo, la plataforma que condujo al ex primer ministro británico Tony Blair al poder en 1997, Ed Miliband lamentó el hecho de que el anterior Ejecutivo laborista empezara siendo un «Gobierno radical, reformador», para terminar «convertido en el sistema».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El nuevo líder laborista británico se desmarca de los sindicatos