Los últimos soldados de combate de EE.UU. abandonan Irak siete años después de la invasión

Washington duplicará los agentes de seguridad privada y aumentará sus sedes diplomáticas

María Peña
bagdad/washington/afp/efe.

Siete años y cinco meses después del inicio de la guerra de Irak y tras la muerte de centenares de miles de personas, la última brigada de combate estadounidense abandonó ayer Irak. Sin fanfarrias ni gran despliegue mediático, los soldados cruzaron la frontera con Kuwait dos semanas antes del plazo fijado por el presidente Barack Obama. Lo único que se salió del guión fueron los vítores de los militares nada más pisar suelo kuwaití.

La Casa Blanca ya había anticipado que la retirada tendría un perfil bajo por razones de seguridad. Pero esa no es la única razón. Obama nunca quiso esta guerra heredada de la era Bush y no ve motivos para una retirada festiva que pueda malinterpretarse como una marcha de vencedores. El presidente no hizo ayer declaración alguna a este «momento histórico», como lo calificó un portavoz del departamento de Hillary Clinton.

Unos 56.000 soldados estadounidenses continúan en Irak, aunque esa cifra disminuirá a 50.000 el 1 de septiembre. En esa fecha, Washington dará por finalizada la misión de combate y pasará a una de entrenamiento de las tropas iraquíes. La misión dejará entonces de denominarse operación Libertad Iraquí para llamarse Nuevo Amanecer.

El repliegue, en realidad, comenzó hace unos días, pero, por razones de seguridad, las autoridades castrenses esperaron hasta la salida de la última brigada para anunciarla. Salvo algún que otro vehículo averiado y el cruce de algún camello, el último convoy de la VI Brigada Stryker de la 2.ª División de Infantería cruzó hacia Kuwait a las 5.00 horas sin ningún incidente, pese a los temores de que hubiese minas en las carreteras.

Los primeros soldados llegaron ayer a la base aérea Lewis McChord (Washington), donde fueron recibidos entre abrazos, sonrisas y lágrimas, banderas y música patriótica.

«Todavía queda trabajo»

El portavoz del Pentágono, Bryan Whitman, dijo que sería un error «decir que la misión de combate ha llegado a su fin debido a la retirada de esta brigada», porque todavía queda trabajo por hacer. El Departamento de Estado duplicará la cantidad de agentes de seguridad privada en Irak, que se elevarán a 7.000 subcontratistas, según The New York Times . Ese personal tendrá la misión de asegurar la protección de cinco complejos diplomáticos de EE.?UU. Los diplomáticos, destinados en dos nuevos consulados y dos oficinas, serán los encargados ahora de prevenir tensiones sectarias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Los últimos soldados de combate de EE.UU. abandonan Irak siete años después de la invasión