Escalada de tensión entre Israel y el Líbano tras cuatro años de paz

Un choque armado entre los Ejércitos de ambos países en la frontera se salda con cuatro muertos

?Kathy Seleme
Adeise/Beirut/EFE.

Justo cuatro años después de la guerra entre Israel y Hezbolá, esta zona caliente de Oriente Medio sufrió ayer su peor incidente armado desde ese conflicto. Un choque entre soldados israelíes y libaneses en la frontera común se saldó ayer con cuatro muertos y una decena de heridos. El Consejo de Seguridad de la ONU expresó su alarma por el enfrentamiento, al tiempo que pidió contención a las partes y las instó a evitar una escalada de tensión.

El conflicto estalló después de que soldados israelíes comenzaran a podar unos árboles al borde de la línea divisora marcada por la ONU hace diez años, un gesto que estalló en un enfrentamiento armado entre las tropas fronterizas. Primero hubo disparos al aire, luego fuego cruzado y después, según las autoridades libanesas y fuentes militares occidentales, Israel atacó con piezas de artillería y con disparos desde un helicóptero Apache.

El recuento oficial de víctimas mortales libanesas es de dos soldados y un periodista. Israel confirmó la muerte del teniente coronel Dov Harari y que un capitán está herido grave.

El intercambio de disparos se prolongó durante varias horas, pero a última hora de la tarde de ayer ya había regresado la calma a la zona, cerca del poblado libanés de Adeise, custodiado por tropas militares libanesas y cascos azules de la ONU.

La zona está bajo control del destacamento español de la Fuerza Interina de la ONU en el Líbano (Finul), que ha pedido contención a ambas partes con el fin de evitar una escalada que pueda conducir a un conflicto mayor. El jefe del sector este de la Finul, el general español Gómez de Salazar, que fue a Adeise para inspeccionar el puesto del Ejército libanés bombardeado por los israelíes, dijo que la misión de la ONU investigará el suceso en las próximas horas.

«Hay que esperar los resultados», insistió el general español, que reveló que desde ayer la Finul está en contacto con israelíes y libaneses porque Israel quería talar unos árboles en la línea limítrofe. Esos árboles se encontraban en la llamada «línea azul» fijada por la ONU en el 2000 para marcar la retirada israelí del sur del Líbano, tras 22 años de ocupación, una demarcación que aún hoy genera divergencias.

El Líbano sostiene que su territorio llega más allá de la «línea azul», hasta la llamada «valla técnica» fijada por Israel, pero la Finul no considera una violación de la soberanía israelí que las tropas de ese país se muevan por esa franja intermedia.

Descontento

En Adeise, los habitantes de este poblado acogían calurosamente la tarde de ayer a los soldados que habían participado en el incidente, con gritos de Hamdelá al Salame (Gracias a Dios que han regresado bien). En Kfarkila, la población paró durante diez minutos a tres blindados españoles, en señal de descontento por no haber defendido al Ejército libanés, y se necesitó la intervención de las tropas libanesas para continuar.

El presidente libanés, Michel Suleiman, dio órdenes al Ejército para responder a las violaciones israelíes de la resolución 1701, «sin tener en cuenta los sacrificios». Paralelamente, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, consideró al Líbano responsable directo del choque. El enfrentamiento tuvo lugar en un momento de gran tensión en el Líbano. Ayer mismo, Hezbolá había convocado actos para recordar el fin de la guerra del 2006. El grupo chií dio su respaldo al Ejéricto de Beirut y amenazó de nuevo a Israel.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Escalada de tensión entre Israel y el Líbano tras cuatro años de paz