En estado crítico el disidente Fariñas tras más de 4 meses de ayuno

Escribió una carta de despedida a otro opositor pidiéndole que si muere recoja el testigo de la huelga de hambre


redacción/la voz.

El disidente cubano Guillermo Fariñas, en huelga de hambre desde el 24 de febrero en protesta por la muerte del opositor preso Orlando Zapata Tamayo, se encuentra en estado crítico en el hospital de la localidad de Santa Clara, donde está ingresado en cuidados intensivos. A Fariñas le fue diagnosticada ayer una trombosis en la vena yugular y está recibiendo tratamiento médico. Ayer se encontraba consciente y orientado, según sus familiares.

Su madre, Alicia Hernández, enfermera jubilada, aseguró que se encuentra «grave crítico», y que su cuadro incluye problemas hepáticos y una infección causada por un estafilococo. Le han aconsejado reposo absoluto para evitar que el coágulo se desprenda o desplace.

Según un familiar de Fariñas, el consejero de la Embajada española en La Habana, Carlos Pérez-Desoy, le ofreció un avión para ser trasladado a España a curarse. Esta información no ha podido ser confirmada, pese a las reiteradas llamadas telefónicas a la sede diplomática a lo largo de toda la tarde de ayer.

Carta póstuma

Ya la noche anterior, la del domingo al lunes, este psicólogo y periodista opositor de 48 años se encontraba mal y estuvo toda la noche sin dormir, acompañado del médico Ismeli Iglesias. Pasó horas escribiendo. En concreto, una Carta póstuma para mi amigo, hermano de lucha , que el lunes fue entregada a su destinatario, el también opositor Guillermo del Sol, en huelga de hambre desde hace 29 días. En la misiva, Fariñas le pide, «con el corazón que está a punto de dejar de latir», que deje su ayuno para cuando sea más necesario, y cuando él muera tomar el testigo de la protesta, porque «nos debemos a Cuba». «La vida no me puede dar mejor sustituto que tú», continúa la misiva.

Guillermo del Sol asegura que accedió a su petición porque sabe que «Guillermo está muy mal, la carta me conmovió, es una despedida, una carta póstuma, puede haber un desenlace fatal en cualquier momento», relata.

Ayer, al releerla a esta redactora, la voz de Del Sol se entrecortaba y los silencios hablaban por sí solos. Al concluir estaba conmovido. Segundos después añadió que el doctor que pasó esa noche con Fariñas le decía que descansase, pero él le contestaba que «para qué si me puedo morir en cualquier momento, ya descansaré después».

«Se estaba despidiendo»

Guillermo del Sol tenía previsto irse al hospital ayer a las 22.30 para acompañar a Fariñas hasta hoy. Está muy preocupado. «Tenía el brazo izquierdo tan inflamado que no le servía el pijama del hospital», asegura.

«Está muy grave, créalo, ayer [por el lunes] se estaba despidiendo de los hermanos disidentes, llamando a todo el mundo. Y yo llevo una semana diciendo al mundo que está muy crítico. Lo conozco. Parece que ya se quebró la porcelana», concluye con voz entrecortada.

Añade que él es muy disciplinado, tanto con los consejos del médico que le siguió el ayuno, pues padece neumonía, como con sus decisiones. Y el lunes, tras leer la carta de Fariñas interrumpió el ayuno. Sin embargo, es rotundo al decir que cuando tenga que retomarlo «lo hará hasta la muerte para continuar la lucha de Orlando Zapata Tamayo y Guillermo».

«Esta noche [por la de ayer] me ayudará el diálogo con él. Está muy, muy grave, puede haber un desenlace fatal en cualquier momento, y voy a hacer lo imposible para que mejore. Yo no voy a desistir de luchar por el reclamo de Fariñas a Raúl Castro de que liberen a al menos una decena de los presos políticos que están más enfermos», afirma.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

En estado crítico el disidente Fariñas tras más de 4 meses de ayuno