El hallazgo de reservas minerales cambia el curso de la guerra en Afganistán

Victoria Toro NUEVA YORK/LA VOZ.

INTERNACIONAL

Estados Unidos cifra en un billón de dólares el valor de los recursos de cobre, hierro, niobio, oro y litio

15 jun 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

En los últimos días la estrategia en la guerra de Afganistán dio un vuelco de 180 grados. En vez de la importante ofensiva anunciada sobre el bastión talibán de Kandahar se pasó a la reconstrucción civil con la ayuda de las tropas de la OTAN. Nadie entendía lo que sucedía hasta que se ha hecho público el hallazgo de enormes yacimientos de minerales sin explotar en el país. Lo suficientemente importantes como para cambiar el curso de la guerra.

Un equipo de geólogos de EE.?UU. y del Pentágono se encargaron de confirmar la veracidad de unos mapas geológicos elaborados por los soviéticos en los años ochenta y escondidos por expertos afganos durante el régimen talibán. El resultado ha sido que los yacimientos son tan extensos como para convertir a un país pobre como Afganistán en uno de los centros mineros más importantes del mundo. La evaluación de los técnicos norteamericanos cifra el valor de estos recursos en un billón de dólares. El Gobierno afgano va más allá y afirma que podrían llegar a los tres billones.

En rueda de prensa en Kabul, Wahid Omar, portavoz del presidente Hamid Karzai, confirmó ayer el hallazgo, aunque puntualizó que el equipo de geólogos estadounidenses «fue contratado por el Gobierno afgano, así que esta es nuestra iniciativa», y aseguró que la explotación comenzará dentro de seis meses.