La ausencia de 26 líderes desluce el encuentro


madrid/dpa.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, es siempre uno de los líderes mundiales más buscados por las cámaras en los encuentros internacionales. Ayer volvió a suceder en la cumbre de Madrid. Pero enseguida surgió la pregunta: «¿Dónde está Sarkozy?».

Los fotógrafos lo esperaban mientras José Luis Rodríguez Zapatero iba saludando a su llegada a los líderes europeos y latinoamericanos. Y los periodistas lo buscaban en las pantallas de televisión colocadas para seguir la entrada de los mandatarios. Sobre todo después de que Francia liderase una gran oposición a las negociaciones para un acuerdo de asociación que el bloque europeo y el Mercosur decidieron relanzar el lunes tras seis años suspendidas.

Pero Sarkozy no llegó. Ni al saludo ni a la foto de familia, en la que tampoco estuvo su colega la canciller alemana, Angela Merkel, que el lunes abandonó Madrid tras la cena ofrecida por el príncipe Felipe porque tenía que continuar las gestiones para la participación en el fondo europeo de emergencia.

Tampoco estuvo el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ni el británico David Cameron. Y entre la prensa que cubre la cita comenzó a surgir la duda de si Sarkozy se sumaría a las ausencias europeas que han deslucido la cumbre con la que Zapatero intentó dar algo de brillo a una presidencia europea de bajo perfil. Pero el presidente francés llegó finalmente a Madrid hora y media después.

La tardanza y la brevedad de su visita se une a la serie de ausencias en un encuentro que a punto estuvo de fracasar por la invitación de España al presidente hondureño, Porfirio Lobo. Pero aún así, han faltado varios jefes de Estado y de Gobierno llamativos, entre ellos el venezolano Hugo Chávez, el cubano Castro y el nicaragüense Daniel Ortega. En total, 26 ausencias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La ausencia de 26 líderes desluce el encuentro