Francia se prepara para torpedear en la cumbre de Madrid la negociación de la UE con Mercosur

Considera que podría perjudicar a su agricultura y a las de otros países europeos


bruselas/dpa.

Francia y otros siete socios de la Unión Europea amenazan con afear uno de los grandes momentos de la cumbre entre la Unión Europea y América Latina-Caribe, que se celebra en Madrid el martes, y considera bloquear la reapertura de negociaciones entre Bruselas y el Mercosur.

La iniciativa de España, como presidente de turno de la UE, apoyada por la Comisión Europea, de reabrir las negociaciones con el Mercado Común del Sur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay), estancadas desde el 2004, ha irritado sobremanera a Francia, preocupada por el impacto que podría tener para su potente sector agrícola.

El principal adalid del frente «antinegociaciones» con el Mercosur es el ministro galo de Agricultura, Bruno Lemaire, quien ha hecho de esta cuestión casi una «causa nacional».

Francia logró en el 2004 que el Ejecutivo de Bruselas frenase las negociaciones porque creía que un posible acuerdo de cara a un tratado de libre comercio entre ambos bloques tendría graves consecuencias para su sector agrícola, especialmente en el azucarero.

Y es que París, uno de los fundadores de la entonces CEE, en 1957, es, seguido de España, uno de los principales beneficiarios de la Política Agrícola Común (PAC), que consume 50.000 millones de euros anuales, el 40% del presupuesto de la UE.

Considera Bruno Le Maire que Bruselas no debe llevar a cabo negociaciones «que podrían cuestionar [el futuro] de la agricultura francesa y europea». Pero para los expertos, es la «misma música de siempre».

Política de silla vacía

La postura defensiva de los franceses tiene una larga tradición. Ya en 1965, el entonces presidente, Charles De Gaulle, al sentir que los intereses agrícolas franceses podrían verse amenazados decidió practicar la «política de la silla vacía», que consistía en no acudir a las reuniones. En realidad, se trataba de un veto tácito, que fue levantado tras superar las reticencias galas, mediante el acuerdo de Luxemburgo, de 1966.

Ahora, Francia vuelve a recurrir a la amenaza. Y sus aliados en este frente: Irlanda, Grecia, Polonia, Hungría, Austria, Luxemburgo y Finlandia critican a Bruselas porque no se haya producido un debate previo a la decisión de reabrir las negociaciones.

En todo caso, Francia no aceptará que se ofrezca al Mercosur nada que vaya más allá de la oferta realizada por la UE en julio del 2008. Según admitió en su momento la Comisión Europea, ir más allá de esa propuesta «pondría en peligro los cimientos mismos de la PAC».

Mientras, la vicepresidenta del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, lanzó el jueves un mensaje acerca de que el momento para relanzar las negociaciones UE-Mercosur será la cumbre de Madrid.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, defiende la reapertura de negociaciones pues, afirma, ello tendría un resultado positivo para la UE con más creación de empleo y crecimiento económico para ambas partes.

Otro tema espinoso de la cumbre será la presencia de las autoridades cubanas, por las críticas de los Veintisiete a La Habana por la situación de derechos humanos y la persistencia de la política europea de condicionar la cooperación a la apertura democrática.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Francia se prepara para torpedear en la cumbre de Madrid la negociación de la UE con Mercosur