«El Gobierno de Chávez intentará suspender las próximas elecciones»

Cree que Venezuela es una «neodictadura» y afirma que no sabe si Moratinos «es canciller español o asesor de política internacional de Chávez»


Antonio Ledezma, alcalde de Caracas, es una piedra en el zapato del Gobierno venezolano. Ha estado en Europa en octubre pasado, haciendo una gira que pretendió alertar sobre la pérdida de condiciones democráticas en el país, y fue invitado a la toma de posesión del presidente de Chile. Señala que España debe estar pendiente los próximos meses sobre Venezuela ante la radicalización del régimen de Hugo Chávez.

-Si tuviera que explicarle a un español qué está sucediendo en Venezuela, ¿qué le diría?

-Que estamos como los españoles que llegaban a Venezuela tras la Guerra Civil. Aquí hay un cuadro de inseguridad jurídica y personal. Esto afecta a todos los españoles y a sus descendientes que viven aquí.

-A raíz de las denuncias de la Audiencia Nacional, Venezuela ha pasado a ser un tema de la política española. ¿Es parte de la pugna entre PP y PSOE o algo más profundo?

-El tema trasciende la rivalidad coyuntural. El terrorismo y la droga son delitos de lesa humanidad. Que esos temas se enreden en debates electorales es otra cosa. Pero ya era hora de que España mirara hacia Venezuela, por razones históricas y humanas. Son muy graves las veleidades que Chávez ha mostrado con diversos personajes, desde Ahmadineyad hasta los líderes de las FARC como para que esto sea banalizado en España. Por lo que he hablado con líderes de las dos tendencias, no creo que sea así.

-Los etarras que vinieron a Venezuela lo hicieron cuando gobernaba Acción Democrática y usted tenía funciones de Gobierno. ¿No es injusto que ahora les exijan el retorno, más de 20 años después?

-Eso no se ha exigido. Lo que se ha solicitado es la colaboración del Gobierno venezolano en una investigación. Si esos ciudadanos no han cometido delitos, no tienen nada que temer. Pero el presidente Chávez no puede responder diciendo que el juez es de derechas o falangista. Él cree que los tribunales españoles, como los de aquí, están domesticados por el Gobierno de turno. Lo que más conviene a Venezuela es que no quede duda sobre que no tenemos connivencia con terroristas.

-¿Cómo califica la posición del Gobierno español sobre Venezuela, en especial la de Miguel Ángel Moratinos? ¿Cree que tienen más peso las grandes corporaciones que la emigración española?

-Más vale la vida de un solo ciudadano español que un pozo de gas, sin ánimo de meterme con el esfuerzo de las corporaciones españolas. Tiene que haber ética en política internacional. El Gobierno de España ha sido indulgente, y el discurso de Moratinos, muy baboso. A mí me confunde: cuando se enreda en el tema venezolano no sé si es canciller español o asesor de política internacional de Chávez. Aquí hay españoles a los que los han invadido, los han expropiado o los han amenazado con hacerlo; y lo que tienen no lo ganaron en la lotería. Lo han trabajado muy duro. Aunque no estuvieran de por medio un millón de españoles en Venezuela, hay una comunidad que necesita una solidaridad que aquí se ofreció a España, cuando afrontaba una terrible dictadura. Eso debe ser evaluado.

-¿Cree usted que Venezuela sigue siendo democrática, o se está dando una radicalización hacia una dictadura?

--Esto ya es una «neodictadura», un Gobierno que ha utilizado las virtudes de la democracia para crear un régimen personalista y militarista: su único propósito es perpetuarse. Chávez pretende ejercer el poder hasta que Dios le dé vida. Eso tiene más del 70% de rechazo ahora mismo. El Gobierno intentará suspender las elecciones parlamentarias (previstas para septiembre). Todos los carcelazos, las amenazas contra la propiedad privada, forman parte de ese propósito. Chávez sabe que tiene que afrontar las consecuencias de su desgobierno. La comunidad internacional debe estar pendiente de Venezuela, porque vienen tiempos muy difíciles.

-Usted sabe lo que es tener al Gobierno en contra. ¿Qué puede pasar si Chávez pierde la mayoría en el Parlamento?

-Hacerle al Parlamento lo que me hizo a mi en la ciudad sería darle un zarpazo demasiado grande a la democracia venezolana. Y esta es la razón por la que pido a la comunidad internacional que esté pendiente de lo que sucede. De todos modos, si eso llegara a concretarse, todo el mundo sabría qué clase de régimen es el venezolano. Y además, no es lo mismo lo que me hicieron a mí, en una sola ciudad, que repetirlo en toda la república. Vendrían protestas constantes y extendidas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

«El Gobierno de Chávez intentará suspender las próximas elecciones»