El ministro de Exteriores israelí boicotea la visita de Lula da Silva


Lula da Silva, el primer presidente de Brasil que pisa oficialmente Jerusalén, se encontró ayer un ambiente caldeado y emociones encontradas.

Los reproches velados marcaron la primera jornada de Lula, criticado por su amistad con Irán. Netanyahu llamó al líder brasileño a unirse a los esfuerzos por impedir el desarrollo del programa atómico iraní, mientras que Lula expresó su deseo de un Oriente Medio libre de armas nucleares. Una vez más, nadie mencionó expresamente las cabezas nucleares de que supuestamente dispone Israel.

Más evidente fue el descontento del ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, que boicoteó la visita de Lula ante la negativa de este a rendir honores ante la tumba del padre del sionismo, Theodore Herzl -y cuando mañana estará ante la de Arafat-. El ministro no acudió a escuchar al huésped en el Parlamento.

La visita tiene también un carácter económico -con Lula viene 200 empresarios-, en vísperas de la entrada en vigor del tratado de libre comercio entre Israel y el Mercosur.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El ministro de Exteriores israelí boicotea la visita de Lula da Silva