Chile, ante un posible retorno de la derecha 20 años después

Piñera ganó la primera vuelta, pero el repunte de Frei hace prever un duelo voto a voto


El millonario empresario Sebastián Piñera podría dar mañana a la derecha su primera victoria en las urnas en 50 años y quebrar dos décadas de Gobiernos de centro izquierda en Chile, en una elección de pronóstico incierto por el notable repunte en los últimos días del oficialista Eduardo Frei.

Piñera, de 60 años y quien es candidato por segunda vez, ganó la primera vuelta en diciembre con 14 puntos de ventaja sobre el ex presidente Frei y ha liderado todas las encuestas, pero la última de ellas, publicada el miércoles pasado, redujo su ventaja a 1,8% (50,9 contra 49,1%), con lo cual se espera una pelea voto a voto este domingo. Además, el político revelación de la campaña, Marco Enríquez Ominami, que obtuvo 20% en la primera vuelta, dio su apoyo a Frei, con lo cual agregó un elemento más de suspenso.

Para la Concertación, una coalición de cuatro partidos de centro izquierda que ha gobernado durante 20 años desde la salida del dictador Augusto Pinochet, esta elección supone por primera vez un riesgo real de perder el poder. Lo paradójico es que esto se da cuando la presidenta Michelle Bachelet tiene una cuota de popularidad del 80%, que no ha logrado trasvasar a Frei, un político muy frío y poco carismático que ya gobernó Chile entre 1994 y 2000. Pero aún así Frei, de 67 años, llega a la elección con posibilidad y es precisamente porque Bachelet se la ha jugado toda en favor de su candidatura, en medio de quejas de Piñera de que la mandataria ha incurrido en un intervencionismo electoral abusivo.

«Es abusivo lo que ha hecho el Gobierno, uso y abuso de los recursos públicos, de las instituciones públicas e incluso de los funcionarios públicos. La campaña de intervención que ha hecho no es justa y no es limpia», dijo Piñera ayer. Se refería a toda la movilización estatal en favor del oficialista y -la gota que colmó el vaso- a una declaración de Bachelet el jueves en la que dijo que votaría por Frei por considerarlo una persona «honesta» y porque cuando fue presidente separó negocios y política.

El mensaje contra Piñera no podía ser más claro: con intereses en varios sectores de la economía, este no se ha desprendido de sus acciones en varias empresas, en particular las que posee en la aerolínea LAN. Pero si los adherentes de Frei ven eso como un lastre, varios influyentes analistas perciben el éxito empresarial de Piñera como una de sus fortalezas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Chile, ante un posible retorno de la derecha 20 años después