La utilización de escáneres corporales en los aeropuertos provoca la polémica en la UE

Brown confirma que estos aparatos se emplearán en los aeródromos británicos


La utilización de los llamados escáneres corporales, anunciada ya por el Reino Unido y Holanda, está provocando polémica en la Unión Europea. El atentado frustrado de Al Qaida en un vuelo entre Ámsterdam y la ciudad estadounidense de Detroit el pasado 25 de diciembre, cuando un ciudadano nigeriano intentó hacer estallar el avión con polvo explosivo escondido en su ropa interior, ha reabierto el debate sobre los controles de seguridad en los aeropuertos.

El Gobierno español se ha mostrado partidario de que las nuevas medidas que se pongan en marcha durante la presidencia española de la Unión Europea compatibilicen el respeto a las libertades fundamentales de las personas y a su privacidad y el máximo nivel de protección y seguridad. Pero ha evitado pronunciarse concretamente sobre la introducción de los escáneres corporales para reducir el riesgo de que se embarquen explosivos a bordo de los aviones.

España va a tratar de que haya un acuerdo sobre la propuesta de crear un sistema de registro europeo de datos de pasajeros que esté interconectado entre todos los Estados.

La presidencia española también va a proponer la creación de un comité europeo de coordinación antiterrorista con el objetivo de que haya un mayor intercambio de información para prevenir las amenazas de grupos como Al Qaida.

La Asociación Española de Usuarios, Empresarios y Profesionales del Transporte Aéreo (Asetra) pidió ayer al Ejecutivo que no instale los escáneres en los aeropuertos españoles, como están haciendo otros países europeos, al considerar que atentan contra la intimidad de los viajeros porque los agentes encargados de hacerlos funcionar pueden ver radiografiadas en tres dimensiones las imágenes de sus cuerpos.

Por su parte, el primer ministro británico, Gordon Brown, confirmaba ayer la introducción gradual de escáneres corporales en los aeropuertos británicos, entre otras medidas de seguridad para minimizar el riesgo de embarque de explosivos en los aviones, como sucedió en el que se dirigía a Detroit.

Actuar con rapidez

En una entrevista con un programa televisivo de la BBC1, Gordon Brown insistió en que había que actuar «con rapidez» tras la llamada de alerta que supuso el atentado fallido perpetrado el pasado día de Navidad en un avión con rumbo a Estados Unidos.

«Primero de todo, en los aeropuertos la gente verá la introducción gradual de los escáneres corporales», explicó el premier británico, quien precisó que también habrá registros en el equipaje de mano en busca de posibles «trazas de explosivos».

La gestora aeroportuaria británica BAA, filial del grupo español Ferrovial, aseguró posteriormente que empezará a instalar los escáneres en el aeropuerto londinense de Heathrow (el mayor del país) «tan pronto como sea posible», aunque no especificó qué pasajeros deberán someterse a ellos ni si se instalarán en otros aeródromos.

Brown subrayó que hay que «endurecer la seguridad, que es esencial». «Hemos conocido que hay nuevos tipos de armas que son utilizadas por Al Qaida y tenemos que responder en consecuencia».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

La utilización de escáneres corporales en los aeropuertos provoca la polémica en la UE