Piden la cadena perpetua para los presuntos asesinos de una Erasmus británica en Italia


Con la petición de cadena perpetua, la Fiscalía de la ciudad italiana de Perugia quiere cerrar el caso del asesinato de la joven británica Meredith Kercher, de 22 años, cometido el 1 de noviembre del 2007. Los acusados son la estadounidense Amanda Knox y el italiano Raffaele Sollecito, novios en el momento del crimen. Los fiscales Giuliano Mignini y Manuela Comodi también solicitaron nueve meses de aislamiento para Knox y dos para Sollecito.

El caso está lleno de declaraciones confusas y contradictorias por parte de los acusados. El tercer implicado en la muerte de la joven, que se encontraba en Italia dentro del intercambio universitario Erasmus, es Rudy Guede, de Costa de Marfil pero adoptado por una familia italiana, quien prefirió el juicio rápido y ya fue condenado a 30 años de cárcel, sentencia que estos días está en proceso de apelación. Guede se había fugado a Alemania cuando supo que estaba siendo investigado como presunto responsable del asesinato de la estudiante.

Kercher fue encontrada muerta en la casa que compartía con Knox la mañana del 2 de noviembre del 2007. Estaba semidesnuda y en su cuello se apreciaba una puñalada. Las investigaciones llevaron al descubrimiento de un cuchillo que pertenecía a Sollecito y en el que se descubrieron restos del ADN de Kercher y de Knox. En el baño de la casa se encontraron huellas de los pies de Guede. Para los fiscales, todo comenzó con una discusión entre las dos jóvenes y Sollecito, a la que luego se unió Guede. «Querían someter a la chica a un violento juego sexual. Meredith intentó defenderse, no quería someterse». Amanda Knox habría golpeado la cabeza de la joven británica hasta que, perdiendo el control, la habría acuchillado.

Acusaciones cruzadas

Los tres acusados siempre se han declarado inocentes, pero se han culpado entre ellos sin ningún pudor. Amanda Knox ha sido descrita como envidiosa de la joven inglesa y manipuladora tanto de su entonces novio, Sollecito, como de Guede. Ayer, tras la petición de la cadena perpetua, insistió en que Meredith era su amiga «y no la odiaba». «La idea de que haya querido vengarme de una persona que siempre fue amable conmigo es absurda», manifestó. Sobre Rudy Guede, dijo no tener ninguna relación con él. También Raffaele Sollecito volvió a declararse inocente: «Me parece que vivo en otro mundo y es totalmente irreal. Yo aquella noche estaba en mi casa», comentó a su abogado tras oír la reconstrucción presentada por la Fiscalía. La sentencia podría ser dictada entre el 4 y el 5 de diciembre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Piden la cadena perpetua para los presuntos asesinos de una Erasmus británica en Italia