Arabia Saudí y Siria restablecen relaciones, deterioradas tras el asesinato del libanés Hariri


El presidente sirio, Bachar al Asad, y el rey saudí, Abdulá bin Abdelaziz, se entrevistaron ayer en Damasco en una simbólica reunión que supone el mayor gesto hecho hasta ahora para normalizar los lazos bilaterales, deteriorados desde el 2005. El monarca llegó a Damasco en un viaje de dos días, el primero a Siria desde que asumió el trono el 3 de agosto del 2005, aunque anteriormente, como príncipe heredero, estuvo en varias ocasiones.

Abdulaziz fue recibido con los máximos honores por Al Asad en el aeropuerto internacional de Damasco. Se trata de una visita histórica, ya que los lazos entre Siria y Riad se tensaron tras la muerte del ex primer ministro libanés Rafik Hariri en Beirut, el 14 de febrero del 2005, después de que el régimen saudí acusara a Siria de estar involucrada en el atentado que le quitó la vida, una acusación que Damasco ha negado siempre.

Sin embargo, ayer todo fueron gestos para olvidar las tensiones pasadas, tras el inicio de un acercamiento en los últimos meses. Según la televisión estatal siria, durante la reunión «abordaron los lazos de hermandad [entre ambos países] y fórmulas para afianzarlos en todos los ámbitos, y despejar los obstáculos que impidan cumplir esos objetivos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Arabia Saudí y Siria restablecen relaciones, deterioradas tras el asesinato del libanés Hariri