Detenido uno de los principales culpables del genocidio ruandés

Efe

INTERNACIONAL

Fue apresado en Kampala y enviado al Tribunal Internacional de Arusha.

07 oct 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

Idelphonse Nizeyimana, acusado de organizar la matanza de miles de personas en el genocidio ruandés de 1994, ha sido detenido por las autoridades de Uganda, que ayer lo pusieron a disposición del Tribunal Internacional de Arusha (Tanzania) para ser procesado por crímenes contra la humanidad. En una nota en su web, el tribunal recuerda que Nizeyimana era el segundo al mando de los servicios secretos ruandeses cuando se llevó a cabo la matanza de 800.000 tutsis y hutus moderados en Ruanda, entre abril y julio de 1994.

Según el escrito, a Nizeyimana lo detuvieron en Kampala el 5 de octubre agentes de la Oficina Central de la Interpol de la policía de Uganda, en colaboración con personal del Tribunal de Arusha. Es la segunda persona detenida en menos de dos meses de la lista de 13 a las que busca este organismo judicial internacional. Nizeyimana, que fue capitán de las Fuerzas Armadas de Ruanda, es uno de los cuatro principales acusados del genocidio ruandés.

Está acusado de planificar y ordenar a los soldados y a otro personal, por medio de la cadena de mando, numerosos asesinatos, entre ellos la ejecución de «la antigua reina de Ruanda, Rosalie Gichanda, una figura simbólica para todos los tutsis», apunta el escrito.

Documentación falsa

Previamente, Judith Nabakooba, portavoz de la policía ugandesa, dijo que Nizeyimana fue detenido en el hotel Executive Inn del barrio de Rubaga, de Kampala, donde estaba escondido y desde donde pretendía llegar a Kenia. Nabakooba explicó que Nizeyimana llegó a Kampala el 1 de octubre y entró en el país desde la República Democrática del Congo (RDC) por el paso fronterizo de Bunagana, con documentación falsa a nombre de Kawogo.

La noche del lunes al martes Nizeyimana durmió en la comisaría de Jinja Road y ayer fue trasladado para ser juzgado en Arusha. La responsable policial señaló que Nizeyimana voló desde Entebbe, el aeropuerto de Kampala, a Arusha en un avión de las Naciones Unidas.

El detenido pertenecía al círculo próximo al presidente Juvenile Habyarimana, cuyo asesinato fue el detonante del genocidio ruandés, y era de los más buscados por el Tribunal Internacional de Arusha. Este organismo debía haber acabado los juicios en el 2008, aunque posteriormente se le han dado dos nuevos plazos, el primero hasta final del 2009, que luego se amplió a diciembre del 2010.

El 27 de noviembre del 2000, el Tribunal para Ruanda procesó y pidió la detención de Nizeyimana por genocidio y crímenes contra la humanidad. Estados Unidos ofreció 5 millones de dólares por informaciones que llevasen a su captura.

El asesinato del presidente de etnia hutu Habyarimana, que murió junto a su colega de Burundi, Cyprien Ntaryamira, al ser derribado sobre Kigali el avión en que viajaban en abril de 1994, marcó el inicio de una persecución que duró cien días, en la que murieron 800.000 tutsis y hutus moderados, según cifras de la ONU. Al término de los cien días, las milicias tutsis del Frente Patriótico de Ruanda (FPR) ocuparon Kigali y se hicieron con el Gobierno, que todavía retiene su líder, el presidente Paul Kagame, que gobierna Ruanda con un régimen en el que su partido detenta el poder con la colaboración de algunos grupos satélites.