Un centenar de rumanos atacados en Irlanda del Norte regresa a su país

Atacan la iglesia de Belfast donde los inmigrantes fueron acogidos tras los ataques racistas.


La iglesia de Belfast donde fueron acogidos el centenar de rumanos cuyas casas fueron objetivo de ataques racistas amaneció este martes llena de cristales rotos por el suelo. Poco después, eran detenidos tres individuos de 20 años por supuestamente lanzar piedras contra el edificio que se ha convertido en uno de los símbolos de la respuesta de los norirlandeses a unas agresiones que los residentes de etnia gitana no han podido soportar. A pesar de estos y otros arrestos anteriores, veinticinco ya han regresado a Rumanía, mientras que otros 75 lo harán a lo largo de la semana; sólo catorce han decidido quedarse.

«Estuvimos encantados de poder responder a la situación de los rumanos y de todas formas estas ventanas rotas no nos hubieran amedrentado», comentó este martes el sacerdote Malcolm Morgan tras encontrarse la puerta y las vidrieras de 'City Church' destrozadas.

Este espacio sirvió de techo temporal a la veintena de familias que huyeron de sus casas de la capital norirlandesa la semana pasada después de que unos desconocidos atentasen contra sus viviendas.

Entre los rumanos que huyeron había muchos niños y un bebé de sólo cinco días.

A pesar de la respuesta de las autoridades de Irlanda del Norte, que han intentado persuadir a los rumanos de que se quedaran en Belfast, sólo siete miembros de una familia y siete rumanos solteros han optado por permanecer allí por el momento. Éstos y los que partirán en breve han sido albergados en algún punto de la ciudad, pero no ha trascendido la dirección por razones de seguridad. De hecho están custodiados las veinticuatro horas del día por policías armados.

El cónsul de Rumanía en Belfast afirmó la semana pasada que su Gobierno no tenía intención de pagar los vuelos de regreso a sus ciudadanos. Este martes la Ministra de Desarrollo Social de Irlanda del Norte, Margaret Ritchie, confirmó que el Ejecutivo de la región iba a sufragar ese gasto como un gesto de buena voluntad, y el Viceprimer Ministro, Martin McGuiness, lamentó que se vayan, como lo han hecho otras voces en las últimas horas. «La acción de estos estúpidos matones contrasta con el calor y la generosidad que ha demostrado la gente de Belfast», dijo Ritchie. Sólo un ejemplo de ello se escenificó a las puertas de la parroquia de Malcolm Morgan.

Mientras éste conversaba este martes con un periodista de una televisión local, un ciudadano interrumpió la entrevista para entregarle un sobre con dinero para contribuir a los arreglos del edificio.

La investigación sobre los ataques continúa y la Policía no descarta practicar más detenciones. Un joven de 21 años permanecía este martes bajo custodia acusado de intimidar a residentes rumanos y otros dos adolescentes, de 15 y 16 años respectivamente, comparecieron el lunes ante el juez: el primero en conexión con los mismos incidentes que el anterior, mientras que el segundo está acusado de comportamiento provocador durante una manifestación contra el racismo. 06/23/20-04/2009 +/+23/06/2009 20:0

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Un centenar de rumanos atacados en Irlanda del Norte regresa a su país