Corea del Norte seguirá «defendiendo su seguridad» con nuevas pruebas

Pyongyang lanza dos nuevos misiles de corto alcance horas después de la prueba nuclear efectuada el lunes por el régimen comunista.


Corea del Norte advierte de que mientras continúen las presiones internacionales seguirá «defendiendo su seguridad», en respuesta a las condenas internacionales a su ensayo nuclear del pasado 25 de mayo. La delegación norcoreana ante la Conferencia de Desarme, reunida en Ginebra, respondía así a las fuertes críticas expresada especialmente por Corea del Sur y Japón, que consideraron inaceptable la prueba nuclear llevada a cabo por el régimen de Pyongyang.

«Esta prueba constituye una grave amenaza para la paz y la seguridad en la península coreana y en el nordeste de Asia, e incluso más allá, y representa un grave desafío para el régimen internacional de no proliferación», señaló el representante surcoreano, Im Han Taek.

Japón, por su parte, consideró el ensayo nuclear norcoreano como «una grave amenaza para la seguridad» de ese país, para todo el nordeste de Asia y el mundo y expresó su «condena más enérgica» al mismo. A las condenas se sumaron otros países participantes en la Conferencia de desarme, lo que llevó al representante de Pyongyang a advertir que «dado que el Consejo de Seguridad viola nuestro desarrollo soberano, cuestionando el lanzamiento de un satélite con fines pacíficos y adoptando sanciones contra la República Popular Democrática de Corea y su pueblo, no podemos hacer otra cosa más que adoptar medidas suplementarias de legítima defensa». Y agregó que estas medidas «incluyen llevar a cabo ensayos nucleares y tiros de misiles, para salvaguardar nuestra seguridad nacional».

El representante de Pyongyang aseguró que «mientras las presiones y las sanciones arbitrarias nos sean impuestas, seguiremos adoptando las medidas necesarias para defender nuestra seguridad y la paz en la península coreana».

A la prueba nuclear del lunes, Corea del Norte añadió este martes dos nuevos misiles de corto alcance disparados en su costa oriental hacia el Mar del Este (Mar de Japón), según fuentes oficiales surcoreanas citadas por la agencia Yonhap. Fuentes surcoreanas habían señalado a Yonhap que Corea del Norte preparaba en su otra costa, la occidental, el lanzamiento de nuevos misiles anticrucero «KN-01», similares a los «Silk Worm» y con un alcance máximo de 160 kilómetros.

Corea del Norte prohibió la circulación de barcos desde el 25 al 27 de este mes en una zona concreta de la costa occidental de la provincia de Pyongan del Sur, lo que desató las especulaciones. Fuentes de la defensa surcoreana consideran que Corea del Norte tiene en total unos 800 misiles, entre ellos algunos de largo alcance «Taepodong», como el que lanzó en el 2006.

El régimen comunista norcoreano efectuó ayer su segunda prueba nuclear, después de la realizada en octubre de 2006, y después disparó tres misiles de corto alcance, en lo que asegura fue una respuesta a la condena que el Consejo de Seguridad de la ONU hizo de su lanzamiento de un cohete de largo alcance el pasado 5 de abril. Ayer, el Consejo de Seguridad condenó el nuevo test nuclear norcoreano y avanzó que evaluará próximamente la imposición de sanciones y una nueva resolución.

Pese a ello, el Gobierno surcoreano dejó «abierta la puerta al diálogo» con su vecino del Norte, si bien admitió que es «difícil» en las actuales circunstancias, según el ministro surcoreano de Asuntos Exteriores, Yu Myung-hwan. «Viendo la actitud de Corea del Norte, lo que podemos esperar es una situación difícil en el futuro y que sea duro retomar las conversaciones a seis bandas, pero tenemos que dejar abierta la puerta al diálogo», dijo Yu en una comparecencia parlamentaria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Corea del Norte seguirá «defendiendo su seguridad» con nuevas pruebas