El torturador jefe del régimen Jemer Rojo pide perdón a las víctimas


El torturador jefe del régimen del Jemer Rojo, Kaing Guek Eav, alias Duch , pidió ayer perdón y aceptó la responsabilidad por la tortura y muerte de miles de personas en Camboya, ante el tribunal auspiciado por la ONU que lo juzga por genocidio y crímenes contra la humanidad.

«Reconozco mi responsabilidad en los crímenes cometidos. Me gustaría expresar mi arrepentimiento y mi pena más sincera», dijo el director de la antigua prisión Tuol Sleng de Phnom Penh a los tres jueces camboyanos y dos extranjeros que presidían la vista. Por esa cárcel pasaron unas 14.000 personas para ser interrogadas, torturadas y ejecutadas.

El acusado, de 66 años, admitió que el recuerdo aún lo atormenta, pero dijo que se limitó a cumplir órdenes. «Jamás me atreví ni a pensar en desafiar las órdenes de los dirigentes», añadió este ex profesor de matemáticas.

El tribunal se constituyó para juzgar a los máximos dirigentes del Jemer Rojo. Duch es el de menor rango juzgado y el único que reconoció su participación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El torturador jefe del régimen Jemer Rojo pide perdón a las víctimas