Los manifestantes hacen retroceder a la policía en un aeropuerto de Bangkok

G. Ruiz-Canela

Los manifestantes antigubernamentales tailandeses mantenían ayer bloqueados los dos aeropuertos de Bangkok, donde la tensión aumentó al hacer oídos sordos a la policía que intentaba dispersarlos.

De hecho, cerca del aeropuerto Suvarnabhumi, los manifestantes pro monárquicos de la Alianza del Pueblo por la Democracia (PAD) erigieron barricadas con alambres de espino y neumáticos. Poco antes, centenares de opositores que intentaban unirse a los ya presentes en el aeropuerto forzaron un retén y capturaron a un policía, según la PAD, aunque luego lo liberaron, y golpearon a otros. Unos 150 agentes que montaban un control en el exterior tuvieron que replegarse.

La televisión difundió imágenes de palos de golf y cuchillos hallados por la policía en algunos coches de manifestantes.

En el otro aeropuerto de Bangkok, el de Don Muang, los manifestantes casi linchan a una sargento que fue capturada cuando intentó infiltrarse.

Los opositores rechazan negociar y para cesar en sus protestas exigen la dimisión del primer ministro, Somchai Wongsawa, a quien acusan de ser un «tirano corrupto».

El fundador de la PAD, Sondhi Limthongkul, pidió a sus partidarios que sigan con los bloqueos y dijo estar «dispuesto a morir en nombre de este combate por la dignidad».

El primer ministro alertó de que este bloqueo «hará que la comunidad internacional pierda su confianza en Tailandia (...) y destruirá la imagen del país».

Llamamiento de la UE

Ayer, los embajadores europeos en Bangkok pidieron la evacuación «pacífica y sin tardanza» de los aeropuertos, cuyo cierre dejó bloqueados a más de 100.000 pasajeros.

Las autoridades aeroportuarias dijeron, además, que el aeródromo internacional continuará cerrado al menos hasta mañana.

El secretario de Estado de Exteriores español, Ángel Lossada, aseguró ayer que los españoles que se encuentran bloqueados en Tailandia no están en peligro, por lo que no se ha planteado realizar ninguna evacuación. Lossada añadió que son unos 600.

Miles de turistas están usando vías alternativas para salir del país, por otros aeropuertos o por tierra a través de Kuala Lumpur y Camboya.

Exiliado en Hong Kong, el ex primer ministro Thaksin, depuesto por un golpe en el 2006, advirtió que «si hay otro golpe de Estado, habrá violencia».

Para hoy está prevista una manifestación de apoyo al Ejecutivo, cerca de la sede del Gobierno, también ocupada por los antigubernamentales, lo que hace temer choques. Anoche, una granada lanzada contra esa oficina hirió a once opositores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los manifestantes hacen retroceder a la policía en un aeropuerto de Bangkok