Chávez matiza su amenaza de intervenir en Bolivia tras la petición del ministro de Defensa de que no se inmiscuya


Aunque ha recibido al menos dos llamadas de atención desde Bolivia, el jefe de Estado venezolano, Hugo Chávez, continúa hablando sobre la situación interna de ese país, ofreciendo, incluso, «dar la vida» por el Gobierno de Evo Morales. Lo hizo en el programa dominical Aló, presidente, donde volvió a afirmar que «si a Evo llegan a derrocarlo, no me voy a quedar de brazos cruzados».

Sin embargo, Chávez matizó declaraciones previas -en las que llegó a insinuar una intervención militar en el país del altiplano-, señalando que «no voy a invadir Bolivia, son otras cosas».

La diatriba entre Chávez, el Gobierno y la oposición boliviana se intensificó el jueves pasado, con la expulsión del embajador de EE.?UU. en Venezuela, coincidiendo -y en solidaridad, afirmó- con una medida similar tomada por el Gobierno de Morales, asediado por cierres de viales y gasoductos por parte de la oposición en las provincias de Tarija, Pando y Santa Cruz.

Ese día, el presidente venezolano hizo la insinuación de que intervendría militarmente en Bolivia, a lo que le respondió el comandante de las Fuerzas Armadas de ese país, general Luis Trigo. Este afirmó que cualquier acción militar venezolana sería vista como una intromisión en asuntos internos.

En Aló, presidente , Chávez volvió a referirse al ministro: veladamente, lo comparó con Augusto Pinochet, «quien también era muy cercano a Salvador Allende [?], su posición es muy extraña, general Trigo», dijo.

«Nuestros problemas»

Pero tras las declaraciones de Chávez en su programa dominical, fue el ministro de la Defensa boliviano, Walker San Miguel, quien solicitó al mandatario venezolano no inmiscuirse en el conflicto del país del altiplano. «Los bolivianos resolvemos nuestros problemas [?], vamos a pacificar Pando [?]. El general Trigo ha sido muy enfático en el sentido de que no necesitamos intervención extranjera», afirmó San Miguel en un comunicado leído por él mismo el domingo.

Ayer, al llegar a Chile para asistir a la cumbre de la Unasur, Chávez reafirmó que está en marcha en Bolivia una «conspiración internacional» liderada por el Gobierno de EE.?UU., para derrocar al presidente Morales, «tal cual como ocurrió en Chile [en 1973]», señaló. «Están tratando de derrocar al presidente Morales. La conspiración ha sido elaborada, facturada y apoyada por el gobierno imperialista, pero América ha cambiado», agregó el mandatario. «Aquí estamos los presidentes de la Unasur para debatir, escuchar y tomar decisiones de apoyo a la democracia de Bolivia», concluyó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Chávez matiza su amenaza de intervenir en Bolivia tras la petición del ministro de Defensa de que no se inmiscuya