El futuro primer ministro británico admite errores de Blair en Irak

Gordon Brown visitó ayer Bagdad y a las tropas de su país en Basora Los conservadores exigen una investigación urgente sobre la intervención en el conflicto


corresponsal | londres

El futuro primer ministro británico, Gordon Brown, reconoció ayer en Bagdad, donde se reunió con el jefe del Gobierno, Nuri al Maliki, y con el presidente Yalal Talibani, que ha habido errores en la política de su país en Irak.«Aunque Tony Blair actuó con buena intención, se cometieron errores. Considero que es importante que aprendamos la lección para que podamos centrarnos en trabajar por el futuro», afirmó Brown. Mientras el todavía titular de Economía británico hacía estas declaraciones, el Partido Conservador puso fin al armisticio que mantenía con el Partido Laborista y en especial con el líder que se convertirá en premier el día 27 en sustitución de Tony Blair. Y lo han hecho disparando el primer tiro donde más le duele al laborismo de los últimos años, exigiendo una investigación en los próximos seis meses sobre la intervención militar en Irak y la situación de las tropas británicas desplegadas en aquel país, donde ayer murió otro soldado británico, que sitúa el número total de bajas de esa nacionalidad en 150.Restaurar la confianzaEl encargado de pedir la investigación parlamentaria en los Comunes es el responsable de asuntos exteriores en la oposición, William Hague, quien explicó que la indagación es necesaria para aprender lecciones que se puedan aplicar al conflicto en Afganistán, así como para restaurar la confianza en el Gobierno tras el fracaso en Irak. «Es muy importante que se lleve a cabo la investigación antes de finales del 2007 sobre los sucesos que tuvieron lugar en el 2003», dijo Hague.La urgencia de los conservadores es el miedo a la pérdida de documentos importantes, como correos electrónicos y faxes de aquellos días. Hasta el momento, los Gobiernos de Tony Blair han llevado a cabo cuatro investigaciones parlamentarias por aspectos vinculados al conflicto.Decisiones «desastrosas»Hague puso como ejemplo de la necesidad de realizar una investigación la «desastrosa» decisión de desmantelar el Ejército iraquí y disolver el partido Baaz (de Sadam Huseín), así como el fracaso a la hora de ejecutar las mejoras de infraestructuras prometidas en el país.El viaje de Gordon Brown a Bagdad y a Basora, donde visitó las tropas de su país, fue para «mirar y aprender» antes de asumir las riendas del Gobierno a finales de mes, precisaron fuentes cercanas al ministro. En opinión de Brown, la cuestión más importante en Irak es «ayudar al pueblo iraquí, ya que no se trata simplemente de mantener su seguridad, sino de construir su democracia, otorgarle prosperidad y progreso. El pueblo iraquí es capaz de lograrlo». Unos 7.100 soldados británicos están desplegados en el país árabe, la mayoría cerca de Basora, la segunda ciudad del país. Ese contingente se reducirá a 5.000 este año. Brown ya hizo un viaje de un día a Irak en noviembre del 2006 para visitar a las tropas británicas en Basora.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El futuro primer ministro británico admite errores de Blair en Irak