El juez ordena detener a Pinochet por torturas y secuestros en Villa Grimaldi

Robert Mur CORRESP. | SANTIAGO DE CHILE

INTERNACIONAL

El magistrado rechazó el sobreseimiento por enajenación mental que solicitaba la defensa El lunes le será comunicada la orden al ex dictador y quedará arrestado en su domicilio

27 oct 2006 . Actualizado a las 07:00 h.

El ex dictador chileno Augusto Pinochet quedará detenido el lunes en su domicilio, cuando le sea notificada la orden de procesamiento y arresto que ayer dictó el juez Alejandro Solís, quien ha encontrado indicios de la participación del general en un homicidio, 36 secuestros y 23 actos de tortura cometidos en el recinto de Villa Grimaldi. El magistrado rechazó la petición de la defensa de sobreseimiento por enajenación mental. Solís considera que los últimos exámenes médicos practicados al general indican que su salud mental es buena y que, por tanto, está en condiciones de afrontar un proceso judicial. La decisión judicial se produce después de que este año tanto el Tribunal de Apelaciones, como el Tribunal Supremo, retiraran por este caso la inmunidad de que goza el anciano militar en su calidad de ex presidente de Chile. Se trata de la primera vez que Pinochet es procesado y arrestado por delitos de torturas, una puerta que fue abierta después de que el ex presidente Ricardo Lagos encargara en el 2004 un informe independiente donde se relataron más de 35.000 casos de tormentos. Conocido como «Informe Valech», tras su publicación, se presentaron en los tribunales decenas de denuncias por torturas contra el ex dictador, que ahora fructifican en el llamado caso Villa Grimaldi. Además, este proceso es emblemático porque por Villa Grimaldi pasaron la presidenta chilena, Michelle Bachelet, y su madre, Ángela Jeria, cuando fueron detenidas en 1975, aunque a las tres semanas fueron liberadas. El siniestro recinto está ubicado en las afueras Santiago y ahora ha sido convertido en un parque memorial gestionado por una asociación de víctimas. Las construcciones actuales de Villa Grimaldi han sido reconstruidas, ya que el gobierno militar ordenó su destrucción para borrar las huellas de los crímenes que allí se cometían, con toda una sistematización digna del régimen nazi. La justicia chilena decidió también ayer investigar la posible ocultación de Pinochet de nueve toneladas de oro en un banco de Hong Kong, pese a que la entidad financiera implicada, el banco HSBC, ha negado la noticia y ha dicho que los documentos aportados por el Gobierno chileno son falsos. La noticia ha provocado escándalo en Chile, y se le ha dado credibilidad después de ser confirmada por el ministro de Exteriores, Alejandro Foxley. Sin embargo, el abogado y la familia de Pinochet ya han anunciado la presentación de querellas por injurias.