Michael Portillo se postula como salvador del Partido Conservador británico

Es partidario de cambios radicales y propone adoptar una postura más europeísta Michael Portillo se ofreció ayer como candidato idóneo para salvar de la «catástrofe» al Partido Conservador. Prometió cambios radicales en el partido y se mostró más favorable a dialogar con sus socios europeos. Por el momento es el único candidato a un cargo que quedó vacante el viernes pasado.


LONDRES.

De entrada, Portillo tiene a su favor un físico opuesto al del anterior líder conserador, William Hague; sólo por ello tiene asegurado el apoyo de la base conservadora británica si sale elegido líder de los tories a primeros de agosto.Portillo es el mago de las transformaciones políticas. El mensaje que dio ayer en Portcullis House, sede del partido, era tan liberal que podía haber sido esrito por Tony Blair. «Creo que a menos que este partido cambie su estilo corre peligro de perder aún más el respeto del electorado», y agregó que «necesitamos conectar con las preocupaciones de la gente».Sobre Europa, Portillo dijo que bajo su batuta el partido adoptará un tono más «internacionalista, cooperando con otros partidos de centro y derecha en temas que interesen al Reino Unido y a Europa».Keneth Clarke es el único candidato que podría evitar que Portillo llegue a ser el próximo líder de la oposición. Si los dos pugnan por el liderazgo, Portillo contará con el apoyo del sector euroescéptico, el centro y parte de la izquierda del partido y Clark se llevará el voto de los europeístas y, aunque parezca una contrasentido, de la poderosa derecha torie, a pesar de que él siempre ha representado al ala izquierda. Las dudas que planean sobre la vida privada de Portillo y su fama de camaleón político, harían que Clark se beneficiara de los favores de la derecha.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Michael Portillo se postula como salvador del Partido Conservador británico