Sully, el perro al servicio de George W. Bush que le protegió hasta su ataúd

a. iglesias

INFORMACIÓN

Este labrador llegó a la vida del expresidente para proporcionarle apoyo en sus actividades diarias tras la muerte de su mujer

03 dic 2018 . Actualizado a las 19:25 h.

George H. W. Bush falleció el pasado viernes a los 94 años, tan solo ocho meses después de la muerte de su mujer Bárbara Bush tras 73 años de matrimonio. La pérdida de su esposa y el alzheimer que padecía le dejó en una situación muy delicada en los últimos años, obligándole a ir en silla de ruedas los últimos años de su vida. El pasado mes de junio, Sully llegó a su vida para proporcionarle apoyo en sus actividades diarias tras ser entrenado por VetDogs, una organización que prepara a estos animales para ayudar a veteranos del ejército.

Desde que llegó a su vida, el expresidente y este labrador se convirtieron en inseparables y el can ha cumplido su misión hasta el último momento, tal y como ha afirmado el portavoz de los Bush, Jim McGrath, al publicar una foto a los pies del féretro del expresidente tras su muerte: «Misión cumplida», escribió junto a la conmovedora imagen.

El propio hijo del presidente, George Bush, también quiso compartir la foto del perro a los pies del féretro de su padre, agradeciéndole su labor. «Por mucho que nuestra familia vaya a echar de menos a este perro, nos reconforta saber que llevará a su nuevo hogar la misma alegría que trajo al presidente 41», señaló al expresidente de los Estados Unidos.