Surströmming, la delicia sueca que hace vomitar a los españoles

«El Hormiguero» lanza un experimento social que demuestra que los paladares también se educan


La Voz

El Surströmming es una especialidad de la gastronomía sueca que se elabora fermentando al sol arenques del Mar Báltico que luego son envasados en latas de conserva. Es tan fuerte el olor que desprende el envase una vez abierto que hasta se ha creado un reto en Internet, el Surströmming Challenge, en el que los participantes graban sus reacciones cuando abren las latas de este manjar sueco e intentan catarlo. Según explica la Wikipedia, el olor que desprende la lata es parecido al del pescado pasado o al de basura dejada al sol durante días. ¿Te atreverías a probarlo?

Con esta idea como base, El Hormiguero, programa de Pablo Motos, puso en marcha un nuevo experimento social: ocho personas de nacionalidad española que desconocían la existencia de este producto tenían que ser capaces de probar al menos un bocado de Surströmming. La explosión sensorial que se produce cuando abren la lata de la especialidad sueca desata todo tipo de reacciones, fundamentalmente náuseas y vómitos acompañados de quejas y expresiones de asco: «¡Eso está podrido!», «¿qué es esto?», «¿seguro que no está caducado?», «me muero»...

La cosa no mejora según avanza la experencia. Una de las participantes, que tapa su boca con un pañuelo para mitigar el efecto del fétido olor -no con demasiado éxito-, alaba la capacidad de su compañero de mesa cuando éste consigue, no sin esfuerzo, dar un mordisco a uno de los arenques que termina escupiendo (o más bien vomitando). «¡Qué huevos!». Arcada va, arcada viene, la mujer se autoanima para cumplir con el reto,  «¡venga, por los suecos!», «¡con un par!», y aunque logra hincarle el diente, el intento culmina como se intuye desde el principio: con un cubo en la mano y devolviendo todo.

De los ocho participantes en el experimento, el programa explica que seis terminaron vomitando tras probar u oler el Surströmming, pero también los miembros del equipo de grabación, quienes por cierto van ataviados con mascarillas durante toda la cata. Ni con esas. El experimento concluye con la invitación a un ciudadano sueco a probar la delicia típica de su tierra acompañado por dos de los participantes españoles en el reto del programa. «¡Ummm está buenísimo!». Queda demostrado que los paladares también se educan.

 El vídeo del reto, nuevo fenómeno viral, supera las 800.000 reproducciones en Facebook, donde ha sido compartido por el programa.

Votación
13 votos
Comentarios

Surströmming, la delicia sueca que hace vomitar a los españoles