La confesión más sonada de Susanna Griso en «Espejo Público»

La presentadora catalana ha conseguido afianzarse en una franja que siempre se le ha resistido a Antena 3

.

La Voz

Su cara está asociada desde hace dos décadas a Antena 3. Durante años acompañó a Matías Prats en el informativo estrella del canal y aguantó la risa cada vez que el veterano presentador soltaba unos de sus chascarrillos. Ya ha pasado más de una década desde que Susanna Griso se independizó y saltó de los informativos a las mañanas. Tomó el mando de Espejo Público en el 2006 y se convirtió en una de las reinas de las mañanas, un término que ha confesado en varias ocasiones que le aterroriza. Griso consiguió afianzarse en una franja que siempre se le había resistido a la cadena y en la que ni pesos pesados como María Teresa Campos o Juan Ramón Lucas habían logrado buenos datos de audiencia. Por eso, ahora se puede decir, sin ningún tipo de duda, que es una de las mujeres más influyentes de la televisión actual.

1. Sus inicios

Tras estudiar en la Universidad Autónoma de Barcelona, Susanna Griso comenzó su carrera periodística en Radio San Cugat y Catalunya Radio. Pronto dio el salto a TVE donde presentó el informativo en catalán, Informe Semanal y cubrió la boda de la infanta Cristina con Urdangarin y el funeral de Lady Di.  En 1998 fichó por Antena 3, cadena a la que se mantiene ligada hasta la actualidad y en la se ha afianzado en la franja matinal.

2. Las reinas de la mañana

Tras años de lucha diaria por la audiencia con Ana Rosa Quintana, la leyenda urbana de que existe una rivalidad entre ellas se zanjó cuando la presentadora de Telecinco le envió un afectuoso mensaje tras la muerte de la madre de Griso.

3. Una pareja de radio

Susanna Griso conoció a su marido Carles Torras en la radio. Al principio, según confesó la presentadora en una entrevista en El Hormiguero, «no había ni un solo punto de coincidencia en nuestras vidas». También recordó que le dio su primer beso en una fiesta de disfraces, cuando él iba disfrazado de monaguillo.

4. Llorar en directo

A Susanna Griso nunca le ha gustado el prototipo de presentador que se mantiene impertérrito mirando a la cámara mientras da las noticias más trágicas. Con el paso de los años, la periodista ha demostrado que no hay nada malo en que una persona que hace casi cinco horas en directo muestre sus emociones. En todos estos años la hemos visto reír e incluso llorar.

5. Su confesión más sonada

Lo dijo con toda la naturalidad del mundo sin tener en cuenta la repercusión que ese pequeño comentario podía tener. Revolucionó el plató de Espejo Público y durante días su frase alimentó los programas de zapping. Todo porque se le ocurrió decir que se «haría lesbiana por Sofía Vergara».

6. Sin pelos en la lengua

 Aunque en múltiples ocasiones la han acusado de ser tibia y de no mojarse en el conflicto independentista catalán, Susanna Griso dejó sin palabras a la alcadesa de Calella cuando se produjeron los escraches contra las fuerzas de seguridad del Estado que se alojaban en los hoteles de la zona.

7. La adopción

Susanna Griso, que tiene dos hijos con Carles Torras, decidió ampliar la familia y en el 2017 le confirmaron la adpción de una niña de Costa de Marfil. La periodista reconoció que había sido un proceso largo.

8. Su gran miedo

Cuando dio el salto a Espejo Público, Susanna Griso tenía una gran preocupación. No se veía preparada para afrontar un espacio con información, tertulias, entrevistas y, sobre todo, los temas del corazón. Ese era su gran miedo. Una periodista de la cadena fue su gran apoyo: Olga Viza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La confesión más sonada de Susanna Griso en «Espejo Público»