Guía para disfrutar Eurovisión en Lisboa

Desde las entradas para el festival, hasta el viaje, pasando por los alojamientos. Te contamos todo lo que debes tener en cuenta para planificar el fin de semana en la capital lusa


España ya tiene representantes para el festival de Eurovisión 2018. Amaia y Alfred, la pareja más mediática de la pequeña pantalla durante estos últimos meses, cantarán su relación a todo el Viejo Continente el próximo mes de mayo. España intentará llevarse el galardón en el festival europeo de la canción, cuya organización corre a cargo este año de la vecina Portugal, con Tu canción, una historia de amor convertida en balada que durante la noche del lunes se llevó el 43 % de los votos del siempre soberano público.

La pareja de Operación Triunfo convenció al público español, ahora falta por ver si consiguen hacer lo propio con el resto de eurofans. Probablemente cuenten con gran apoyo dentro del estadio, donde se oirá más acento patrio que en ninguna otra ocasión. Porque nunca el festival de Eurovisión estuvo más a tiro de piedra. Amaia y Alfred se subirán junto al resto de representantes de toda Europa al escenario del Altice Arena, un estadio con capacidad para unas 20.000 personas situado en Lisboa. Aquí al lado. 

La proximidad del evento y el fenómeno que los triunfitos han generado en los últimos meses ha provocado que más de uno se haya sentado en plena resaca post gala para plantearse seriamente si acudir a uno de los eventos culturales del año. La pregunta que surge entonces es sencilla: ¿Cómo podemos disfrutar del festival de Eurovisión en Portugal?

1. ¿Dónde se compran las entradas?

Eurovisión es mucho más que la final que estamos acostumbrados a ver en la televisión a golpe de sábado noche. El histórico festival dará su pistoletazo de salida el 6 de mayo, día en el que Lisboa celebrará la fiesta de bienvenida y en el que las calles comenzarán a llenarse de música. Las semifinales se concentrarán entre los días 9 y 10 de mayo dejando la guinda del pastel para el sábado 12 de mayo, día reservado para la gran final de Eurovisión.

Hacerse con un par de entradas para este momento es todo un reto. Los tickets se han ido poniendo a la venta de forma escalonadas en los últimos meses. La organización ha ido sacando lotes de pases en cuatro tandas. La primera ronda se produjo el 30 de noviembre, día en el que se sacaron a la venta un 30 % de las entradas para la gran final de Eurovisión. Y fue todo un éxito. Los seguidores del formato no se dejaron amedrentar por los precios -las más baratas costaban 120 euros y las más caras rozaban los 300- y dejaron el contador a cero en apenas unos pocos minutos. La segunda oportunidad para conseguir una de las ansiadas entradas se produjo el 20 de diciembre, consiguiendo el mismo éxito que en la primera ronda. Portugal tuvo que colgar el cartel de «Vendido» pocos minutos después de haber iniciado la venta.

El martes 30 de enero, y con los seguidores de OT en plena resaca por la gala en la que se eligió a nuestro representante, los lusos decidieron sacar el penúltimo paquete de entradas, con el que los compradores adquirieron el derecho de asistir a la semifinal, la parte menos glamurosa del concurso y, por tanto, a la que más sencillo y barato resulta ir. Las entradas cuestan entre 15 y 140 euros y conseguir una es una tarea mucho más sencilla que la de comprar una para la gran final. 

Para los más rezagados todavía queda una última posibilidad. La cuarta tanda. En la que probablemente se saque un interesante puñado de entradas para asistir a la final en directo. El show que centrará todas las miradas durante el mes de mayo. Pero resulta realmente difícil saber la fecha exacta en la que Portugal abrirá la veda. Para comprar una de las entradas es preciso visitar asiduamente la página web del festival, lugar en el que se anuncian las fechas de venta y en el que se incluyen los enlaces a las páginas webs oficiales de venta. 

Los más expertos eurofans aseguran que la fecha en la que se podrán adquirir las últimas entradas coincidirá -más o menos- con el día en el que se pudieron comprar el año anterior. Para el festival del 2017 se escogió el 14 de febrero, así que habrá que mantenerse informado durante los días anteriores.

2.  ¿Cuánto cuestan las entradas?

La inversión para asistir a uno de los eventos eurovisivos varía, y mucho, dependiendo de la gala a la que se quiera asistir. Como es lógico, no es lo mismo una de las semifinales que la gran final. Y es que para poder acudir a la fiesta del sábado hay que estirar el bolsillo bastante. Las entradas más baratas para la final cuestan 35 euros, un ticket que da derecho a sentarse en una de las gradas situadas justo detrás del escenario con una visibilidad prácticamente nula. Si el espectador pretende disfrutar del espectáculo con todos los lujos, entonces tendrá que reservar 299 euros, el coste de conseguir una entrada para el Premium Golden Circle, el lugar más cercano a los artistas y uno de los más demandados a pesar del coste. Entre esas dos posibilidades hay toda una horquilla de precios (50, 80, 90, 95, 120, 135, 150 euros) dependiendo del lugar en el que esté la grada.

3. ¿Y si no tengo entrada?

Eurovisión es mucho más que lo que sucede dentro de las cuatro paredes del estadio. Se puede disfrutar del festival en las calles de todo Lisboa. Aquellos que se queden sin uno de los tickets que da derecho a entrar en el Altice Arena, pueden conformarse con disfrutar de la fiesta en la Praça do Comercio, lugar en el que se situará el epicentro de la fiesta. Restaurantes, patrocinadores, puestos llenos de merchandising y, sobre todo, música convertirán las calles aledañas a este emplazamiento en un estupendo lugar para disfrutar y conformarse con una fiesta alejada de los focos televisivos.

4. ¿Cómo llego hasta Lisboa?

Aquellos que asistan desde Madrid o Barcelona tienen la posibilidad de coger un avión cuyo precio ronda los 130 euros (con ida el viernes y vuelta el domingo). A medida que se vaya acercando la fecha los precios irán ascendiendo de manera vertiginosa, así que aquellos que tengan marcado en el almanaque el fin de semana de Eurovisión desde hace semanas es mejor que apuren la compra a estos días.

Desde Galicia el transporte puede ser algo más barato. Los que opten por el coche (un viaje que tiene una duración de unas seis horas) tienen que apuntar en sus cuentas una partida de unos 80 euros en peajes (contando con el viaje de ida y con el de vuelta), a lo que habrá que sumar la habitual inversión en gasolina.  

La opción del tren o del autobús requiere algo de ingeniería ya que no hay viajes directos desde las ciudades gallegas a Lisboa. En caso de optar por esta posibilidad lo mejor es ponerse manos a la obra y comenzar a hacer el encaje de bolillos necesario para combinar los transportes que nos lleven hasta nuestro destino final.

5. ¿Cómo están los alojamientos?

Es difícil saber lo que costarán los alojamientos durante el fin de semana de Eurovisión. La gran demanda que traen consigo este tipo de eventos provoca de manera irremediable muchos cambios en la oferta. Disfrutar de una noche de hotel en Lisboa durante un fin de semana normal puede suponer una inversión de unos 100 euros, pero la lógica apunta a que en el mes de mayo los hosteleros subirán (y mucho) sus precios para aprovechar el tirón del festival.

Si tenemos claro que queremos disfrutar de Eurovisión en el centro neurálgico de la fiesta lo mejor es apurar la compra y hacernos con una habitación cuanto antes. 

Para redondear el presupuesto también tenemos que tener en cuenta las comidas. Para hacernos una idea, el coste de esta partida es muy similar al que se puede encontrar en España. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Guía para disfrutar Eurovisión en Lisboa